La ropa era su primera frontera,
traspasaba, de manera lenta,
rodeando los hilos sin ataduras,
ahí esperaba la piel por dentro.

Respire de su boca hacia fuera,
en picado entre el escote
podía ver vibrar su corazón,
salían sus latidos a por mis manos.

Un camino suave se abría,
gemia la piel y sus delirios
por dentro, hacían de ese día
un nuevo descubrimiento.

Estábamos hechos de pasión,
por fuera dos seres normales
que se encontraron lejos,
se sintieron y se hicieron uno
desde adentro para siempre.

Anuncios

5 comentarios sobre “Historia de amor, por dentro, trece de enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s