“Los viernes en cualquier parte del mundo son estresantes.”

Nosotros flotábamos entre “pasajeros en trance”,
el día era cálido y nosotros temblábamos de amor,
la pasión se deshacía desde la boca,
lucía sus colores entre las ropas.

Abrazados al todo, volvíamos la mirada
a la loca carrera del último día de la semana,
nosotros llevábamos un año esperándonos,
hasta el tiempo desesperaba apretado entre nosotros.

Caminábamos en nuestro patio de luz,
mientras los cuerdos sueltos, estaban locos,
era el día en que todos morían, por llegar
a sus casas y cambiar de rutina.

Estábamos tan extasiados mirándonos,
éramos tan libres atrapados en nuestros ojos,
quizás ese día el amor cambió de nombre,
se puso una camisa magenta y una falda tubo.

Reíamos de amor, de los nervios, los demás
estaban sonámbulos, aún faltaba para terminar,
nosotros no queríamos empezar,
porque las horas eran una justicia ajena.

Anuncios

2 comentarios sobre “Historia de amor, un día común, trece de enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s