Ríe loco, siempre habrá buenas razones para no llorar, en una risa.

Te alejas con el eco de la guitarra
– es suave y melódica – Gilmour
ahora vas a cantar y en el fondo
es nadar entre palabras, armonías y drums.

Su voz aún joven, raspa los micrófonos
– gracias Alan Parsons y sus loops –
se desgarra un grito y la música acalla,
otra cinta se había pegado, explican,
de adrede por supuesto.

Tomas aire, está vez vas sólo
– los demás mutis incluso Syd –
eran tiempos muertos para su mente,
un diamante que brilló antes de explotar.

Los teclados aún suenan a misas negras
– a fanfarrias de pobres shows –
también los usaron los chicos de Las Puertas,
claro en su idioma más perturbador.

Anuncios

2 comentarios sobre “Domingo de Pink Floyd – Breathe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s