Pablo Picasso – tête de femme

Pregunten dónde comienzo al artista, cuál de las líneas habla de él en mí, cómo un hijo de su madre en alabanza, o cuándo esta mujer es amante.

Acaso puedo ser un espejo de la eterna búsqueda, del hombre dentro de la mujer, del futuro en un pedazo de papel, del silencio eterno consejero.

Serán cinco colores suficiente para desarrollar una etapa del artista o simples antojos, delirios, otra torpeza en pos de la exaltación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s