Domingo de película, Amadeus, parte final

Tercer Acto

La muerte era una suite nocturna
[rápido despliegue de su sangre]
conocías sus notas e inventaste la partitura
[el temblor en las manos era presagio]
desde la primera nota afiebrada
[sin embargo no podía parar]
hasta el delirio y su desenlace.

La muerte guía tus manos
[escribes con magia en la pluma]
una marioneta aparenta estar viva
[el Dios de lo obvio murió contigo]
los hilos de música siguen ahí
[nada fue igual después de tu música
en cada fibra de un ser a préstamo.

La muerte no existe, aunque
[la música va rondando en tu mente]
desee ser tu doncella, aunque
[la sueñas, la escuchas, te canta]
la desees muerta y viceversa,
[te vive, te mata y te resucita]
Aún así tocas feliz para ella.

Cuarto Acto

La muerte se rinde ante tus manos
[Confutatis Maledictis]
horas mansas ha vivido y estaba harta
[Lacrimosa Dies Illa]
siente que tu genio la sobrepasa
[Domine Jesu]
y vuelve a su nido luego de un asalto.

La muerte escucha y se revuelca en tu cama,
[un coro bendito entrega el cuerpo]
Suda cada nota que de tu mente emana,
[aún conserva el gesto vívido]
Transcribe a cuatro manos un poema de muerte,
[las manos soñando dirigir su obra]
De buena muerte, sencilla y sana.

La muerte ríe y canta, famélica e irritada
[se rinde ante la magnificencia]
Hay pasos en falso que jamás dará
[Dios cubre al hijo y salva la música]
Pero ahí estás empujándola por más
[gracias Herr Mozart, gracias Salieri]
A ver si se atreve a saltar como tú.

Necesitaba ver la película Amadeus, para reconciliarme con Salieri, y ahí estaba desde la primera toma hablando sobre su experiencia de vida. Haber conocido a Wolfgang Amadeus Mozart fue una afrenta a su disciplina de aprendizaje y a sus métodos de inspiración.

¿Cómo era posible que ese ser bendecido por Dios fuese tan vulgar ? y sin embargo cuando tuvo oportunidad de apreciar el trabajo y la belleza de cada pieza creada, lloró por dentro, su amargura con Dios recién empezaba y no terminaría hasta el final de la película.

Mientras sucedía la vida de ambos, la pobreza e imaginación brotaban entre el alcohol y la mente de Amadeus, sin embargo ni con rezos Salieri lograba poner una nota en el pentagrama.

Un genio sin mecenas y muchos excesos, por otro lado un repulsivo y obstuso compositor de la corte. De Salieri aprendí que puedes tener o ser uno, cuando sientas envidia alejate y cuando sientas regocijo quédate.

3 replies to “Domingo de película, Amadeus, parte final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star