A mar

Era fácil actuar cuando la mente está siendo taladrada por descargas hermosas de electricidad y el corazón manda más sangre para dar cabida a toda esa locura.

Sólo tenías dos cosas por hacer; tomarla bien y fuerte, así nada lograría salir o desencajar, tendrías la seguridad de estar a cargo, guía de tus propios deseos.

Echarla a disputar su humedad a contra del roce excesivo y tus impulsos sin freno, todo el gozo imaginado es una primera impresión, atisbo ínfimo del precipicio.

A decir verdad era el comienzo, empezaba a respirar con dificultad y simplemente te dejabas llevar por la fuerza de su entrega y la energía de tu mano sobre su cabeza.

Beber parecía su obsesión, un deseo primigenio, antes inclusive de conocerte en el baño de un bar, por los años ochenta y en plena dictadura militar.

One reply to “A mar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star