Historia de amor, su voz, veintinueve de marzo

La primera vez sonó mí celular, aunque la recepción no era buena, fué y será lo mejor que pude oir, simplemente su voz viajando.

Repetimos este rito, durante mucho tiempo más, cada vez y la espera de esta eran momentos únicos, los llevo en cada parte de mi memoria.

El cuerpo recuerda su acento, como un ajeno al mío vibro cuando cierro los ojos, para llevar su voz de paseo desde la piel hasta el alma.

Vuelvo a ella, vuelo en ella, la dicha me lleva por los ecos y sus gestos, la cordillera sabe de su voz y yo grito por el silencio que debo contener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star