Esas calles

Habrá calles
que nos
reconozcan,
por el eco
de nuestros pasos,
la soledad
de una sombra,
el aroma
del alma en las vidrieras.

Hablarán los letreros
de neón dormidos
sobre nuestras miradas,
esquinas con memoria
triste por las despedidas
bancos en las plazas
extrañándonos.

A lo mejor los semáforos
esperarán nuestros pasos
para volver a rojo,
reirá el cañonazo
de las doce el sobresalto.

“Las palomas sólo saben volar.”

Las peatonales aún
tienen mis zapatos nuevos,
desde la salida cálida del metro
hasta la primera tienda
de familia italiana.

Los cafés de antes,
sus señoras de piernas largas,
vestidos cortos y vistosos,
el aroma sensual
era la oferta para vendedores
de humo y compradores
de escotes sabor a café.

“Sin embargo está es una inexada lista de recuerdos sobre las calles de Santiago. Me conocen desde pequeño.”

Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star