Historia de amor, ese contoneo, veintinueve de marzo

Al igual que anteriores ocasiones
(sus caderas hablaban de sed)
llegaba la despedida.
Verla girar y comenzar a alejarse
(ese suave movimiento)
sin más que aceptar.
Y ella quería mis manos
(tan parecido al amor)
atrapando todo su ser.

Aunque nos besamos
con la pasión de los enamorados,
nos juramos hacer corta la espera
que nos consume.

Al igual que el amor eterno
(sus caderas y mis dientes)
envuelto en mimos
(no había otra forma de pensarla)
se regocijaba de sincero.

Al igual que el día y la noche
(podía perderme en su búsqueda)
consecuentes en sus actos
(ese fulgor caníbal e incesante)
la vi partir sin mi.

Aunque no nos veamos
tan seguido y no descansemos
en la misma cama.
Nos miramos a través
de las paredes, de las casas,
atravesamos la cordillera
y toda la frialdad humana
para decirnos buenas noches.

Al igual que el año pasado
(hice un festín cuando caminaba)
nos entregamos a la esperanza.
Esa piel tersa y ardiente que brilla
(la nombre mía, toda mía)
aún en esas tristes horas.

Su contoneo a punto de quebrar
(ámame gritaba, no me dejes escapar)
recordaba mis manos alrededor
(no esperes más y salta conmigo)
me hablaba de las mismas ansias
(ámame siempre más, siempre ahora)
de una pasión que no conoce basta
(el mañana es un sueño casi real)
de un amor que durará,

Anuncios

4 replies to “Historia de amor, ese contoneo, veintinueve de marzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star