Historia de amor, la última vez, veintinueve de marzo

La última vez que te ví,
fue la curvatura de tus caderas
despidiéndose de mis ojos,
nos vemos luego
entendí decía tu bamboleo.
No estoy seguro,
pero después de vernos,
después de abrazarnos,
después de besarnos,
qué más podrían decir.

La última vez que te vi,
un pedazo de tus labios
aún apretaban mis sueños
realizados al juntarnos.
Decían entre dientes
— más, más, más —
estoy seguro de esa
sencilla y contundente
petición.

La última vez que te vi,
tus ojos se deshacían
en la sencillez de mi mirada,
ámame decían,
ámame repetían,
ámame insistían.
Creo haberte amado
desde la salida del metro,
entre las bolsas del supermercado
hasta la partida impostergable
de tu amor en el mío.

La última vez que te vi,
jamás pensé sería la última,
porque de haber intuido,
de haber presentido,
con el sólo hecho
de haber sabido,
me hubiera ido contigo,
entre tus ropas,
entre tu andar sinuoso,
dentro de tu boca
o en tus ojos.

8 replies to “Historia de amor, la última vez, veintinueve de marzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star