Delgadina

No te nombro mas deduzco tu desgracia, en el sudor de tu cuerpo me reflejo, febril y viejo, como el tiempo y su saña entre nosotros.

Cómo le digo a mi mente, aspetta che la ragazza dorme, ni las friegas de agua fresca la despiertan, luego un millón de botones.

Es un delirio de cuadros hermosos, la fragilidad de esta quinceañera dibujada en mis horas de silencio a su lado.

Hay un perdón jamás escrito, jamás esperado, entre dos extraños el amor ha descrito una zanja de carne y pecados.

Las diferencias son reales y el silencio las empequeñece, las sombras juegan a iguales y el deseo duerme entre ellos.

Te canto una canción antigua como este amor en mis ansias trémulas y el amor aparece en la página primera cuando ni siquiera sabía si existías.

3 replies to “Delgadina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star