El poeta (III)

De tarde noche
(saca de sus bolsillos)
el poeta regresa
(el peso de conversaciones)
con la ciudad reversible
(los reflejos son compañeros)
con la ciudad cansada.

Desanda la mañana y la tarde
(el silencio habla quedito)
desarma las casas y sus colores
(el revestimiento nocturno)
guarda en alforjas de ciudad
(adormece la vivacidad)
las calles sucias y sus veredas.

Los semáforos se deshacen
(entre giros violentos)
la humedad de algo es todo
(muere la luz, nace la luz)
el artificio nació en París
(la historia seduce la memoria)
nada brillo como aquellos días.

Las mil vueltas desgranan el bus
(nunca solitario el chófer)
dobla esquinas y nada se rompe
(el asfalto se hunde y el cemento)
las ruedas son un destino infinito
(recuerdo la canción de Fito, gira)
cuando llegue a casa escribiré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star