De aquí hasta el Olimpo

De Baudelaire
conocí las palabras a través de Lihn,
Sus dioses algo furiosos
pujaban las ideas
antes de la fiebre por escribir;
las mías vienen en un libro.

La importancia del rocío
abre las hojas y nos enteramos
por las estrellas la sabiduría
de los antiguos poetas
que leyó Bolaño.

— escucho el trapecista de Congreso —

Cuando tomo una hoja de Parra
recuerdo la deuda de su cumpleaños
y le debo un poema a un poeta,
mucha responsabilidad
para un aprendiz de vidas extranjeras.

Al Reyes no le debo nada,
excepto mis primeras declamaciones,
copia infeliz de su parsimonia
sobre cómo deshacer un poema;
los míos los destruí con su voz.

— escucho canción por encargo de Congreso —

Una vez viajé a Vicuña,
también fui al museo
después de kilómetros interminables
una sequedad convertida en papel
con sabor a tierra y paz
me dio la bienvenida;
pero no por eso te he leído.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star