Historia de amor, a veces triste, veintinueve de marzo

A veces sentimos, el borde deshilachado del alma, cuando el viento de lo estático golpea la mesa donde el corazón lo sirven con impaciencia y sal.

A veces las luces se apagan de un viaje y en la vuelta el mar sin esperanza nos aleja de esa orilla y por preocupación hasta la arena nos parece firme.

A veces somos capaces de comernos el mundo y sin embargo no respondemos por el hambre de besos y la ausencia de piel.

A veces miro hacia atrás y aunque la tristeza este en el presente, los recuerdos mantienen intacto el amor.

2 replies to “Historia de amor, a veces triste, veintinueve de marzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star