Historia de amor, el mate y yo, veintinueve de marzo

El siguiente texto pertenece a Rulitos y comparto con ustedes por la belleza propia de su pluma.

Pausa de mate en la vereda,
solo por el placer de sentir
el perfume del siempreverde.
Saludo a los vecinos han salido a comprar algo a último momento..
o los que pasan a la fábrica de pastas; está en la esquina..
Me gritan desde adentro
— el perro se metió a la cocina a hacer lìo —
La mayor se quedó un rato tranquila, viendo “Enredados” en mi dormitorio; es más fresquito que el de ellas.
Pasan dos o tres autos y rompen el encantamiento del silencio el cual
me permite escuchar hasta el más mínimo detalle de las abejas al hacer su trabajo
con el siempreverde como objetivo principal
y respiro ese perfume tan especial,
tan sencillo
y tan encantador
e irremediablemente
quisiera verte cerrar los ojos conmigo, disfrutar de ese mágico y simple instante..
mientras te hincho para que me cebes otro mate!

3 replies to “Historia de amor, el mate y yo, veintinueve de marzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star