Mujeres

Hay mujeres de barro y por más seguro estés de abrazarla comienzan a deshacer entre tus manos. A ellas la vida ha dado una posibilidad única al desaparecer de la tuya, pues ésa mujer no era para ti.

Existen mujeres de hierro y las adornas con regalos inútiles para obviar su dureza, su temple; si las babosesas se oxidan, si las calientas te queman y así no puedes hacerla maleable a tus propósitos.

Las mujeres de agua parecen ideales hasta cuando deseas profundizar en la relación; porque beberlas todo bien, besarlas un dulzor, hasta morderlas luce placentero. Al ir al fondo de si mismas te das cuenta no estar preparado.

En cambio las mujeres de carne y hueso a esas te prohíbo acercarte siquiera; de ellas depende el agua de vida que bebemos, las flores que plantamos para admirar las consecuencias y los rezos platónicos al reverso de un beso.

Depositamos nuestra alma de madera, nuestra piel de fuego y nuestro cuerpo de lata para hacernos hombres verdaderos.

One reply to “Mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star