Historia de amor, me urges, todos los días

El sol nos dispara desde la boca hasta el ombligo. No cesa en su búsqueda de armonía y sábanas más, sábanas menos.
Recogernos con hambre de mar el día, antes de comenzar y dragamos deseos náufragos en sintonía al horizonte de nuestros sucesos.
Pierdo la mirada en las olas de tu vientre y siento el amanecer de fuego desde mi boca, me puedo hundir mencionando tu nombre.

Un hilo
con tus dedos
tensan
mi estadía.

Ni sol
ni luna,
ni mar
ni arena.

Tú yo
eternos
entre sábanas
soñamos
lo opuesto.

Tú yo
efímeros
entre espejos
hacemos
nuestra realidad.

Agua en busca de un torrente que nos lleve al milagro del tiempo imperecedero, las sombras desvanecen en el cauce.
Calor entre caminos ciegos y tacto sugerente, guía lingual, sugestión mental de humedad vertiginosa y arraigo a la piel deseada.
Silencio, heredero delicioso de los mejores momentos cuando tú y yo en la cama soñamos un ratito más de realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star