Historia de amor, nací de ti, todos los días

“Me fuí gestando en el hueco del alma sin palabras.”

Tus manos, tu corazón, tu mirada, toda tú. Crecía un presentimiento, epifanía de amor, arraigada esperanza. Cuántas veces lloraban vacíos de lágrimas tus ojos. Cuántas horas debieron pasar sobre tus pensamientos.

“Fue como en Marte, un pensamiento,una necesidad.”

Una danza te llamaba a cruzar la frontera visual. Atreverte y deslizarte por las rendijas de las costillas del dolor al amor. Ése paso invisible, ése miedo admisible. Una leve ebriedad de valor y frente a un espejo mis palabras en tu vientre.

“De cristales ante su propio estallido.
De vapores en mesas volcánicas, ollas ardientes.”

Ante el primer movimiento de tu cabello perdidamente ondulado, el iris al cielo y mis palabras meciéndose con la sangre en una plegaria. Ahí ví mi cuerpo naciendo de ti y la sabiduría de un poema escrito día a día.

“De cielos crujientes por nubes rojas apretándose.
De metales laxos en el mar de una fragua interna.”

Me tomaste cual verso: primero con los labios y luego con el alma llena de palabras. Me rezabas el amor entre rimas de vida y corazón. Mas yo te miraba enamorado hasta el día de hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star