Ayer

Imagen tomada por Bibiana

Pude bañarme con la sumisa sangre de las nubes rasgadas a muerte por el sol.

Fueron dulces las estocadas recibidas, las entradas y salidas limpias, leves gemidos del sol sin culpa.

Los espectadores: techumbres, árboles y amantes de los últimos segundos de luz. Nada dijeron

Salpicados quedaron el cielo; una carnicería con un solo nombre (atardecer).

Un susurro sórdido por cruel se logró escuchar — nos vemos mañana — desapareció como lo hacen delincuentes y asesinos seriales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star