Mi búsqueda

Mauro Quirini

Un día de primavera, verano, otoño e invierno salí a buscar al tiempo. Se había perdido o yo lo había perdido; cosas por ahora sin importancia, sin embargo, el afán en esta empresa estaba puesto desde el primer paso fuera de casa. Recuerdo estaba: fresco y caluroso a la vez, frío glacial con hojas secas en el suelo.

El camino no tenía senderos, tampoco huellas o marcas antecesoras.

A quién preguntaba me decía no saber o respondía mostrando su reloj de pulsera o de bolsillo, les miraba aturdido por sus muestras de clara ignorancia antipática y proseguía, no antes de borrar mi paso por sus aldeas algo — poco habitual — decían, pero a ese paso ya no escuchaba y no atendía gritos de auxilio. “Encerrado y en llamas” era mi lema de despedida.

Después de trescientos sesenta y cinco días en el mundo, además con el sol siempre en el lomo divisé un camino, algo de agua y un par de árboles algo azotados por el viento. Era la primera vez en detenerme ante algo tan bello, majestuoso y divino a la vez, no quise interrumpir la ceremonia del lente, el fotógrafo y su objetivo. Encuadro o cómo se diga, espero a la luz ponerse a favor de sus requerimientos, les pidió calma a unas nubes haciendo el típico “cameo” y click.

Ahí estaba todo mi tiempo perdido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star