Ladrillos y sentimientos

Yo no sé hablar
de ladrillos y sentimientos,
— algo no pega —
faltan palabras entre medio.
No puedo imaginar
un ladrillo en forma de corazón
— o —
un corazón latiendo
con la dureza de arcilla quemada,
— algo le sobra —

Un corazón de arcilla roto
sangra barro rojo,
con una fluidez al descalabro
fisiológico.

Con ladrillos construyen
grandes paredes que serán
la parte interna y externa
de una casa o un edificio.
— algo nos falta —
es ahí donde el o los sentimientos
quieren parecerse,
pues algunos estamos hechos
de frágiles ladrillos
pegados con nada más que mezcla.

Un ladrillo parece o quiere
ser un sentimiento
o varios.
Pero nada sucede.

Con sentimientos edificamos
hogares abstractos
y nada mejor que una
buena mezcla de ellos.
— mientras más mejor —
Nada fragua sin ellos y
todo ebulle en su nombre.
Un sin nombre por supuesto.
Los sentimientos rojos
tienen pintas de ladrillos; sólo eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star