La batalla

Obra de Rústica

A esta hora todos miran hacia el horizonte, porque el sur ha caído y el norte nada dice, a tus espaldas el mar y donde gobiernan las sierras esperan el mazo aniquilador, la mirada fría, el sudor aún bravo.

Miran al cielo,
no habrá “luz cegadora”
tampoco paños
donde emanará
triste la tierra.

El mar estará inundado de desesperanza violácea o lo que quede de sueños mal paridos entre yerbas frondosas. A la hora del golpe final todos esperarán tu piedad y misericordia.

Miran al infierno
buscan en sí
un lugar donde ir
después de la muerte,
un lugar feliz.

A la orilla del viento, tu voz será la confirmación y la escapatoria un adviento para los últimos creyentes, porque de esta nadie se salvará y correrán de un extremo a otro sin más destino.

Un día a la vez
van cayendo,
la esperanza
es placebo
menos para ella.

Se jactan de su benevolencia; el tiempo y los años, pero en verdad ellos se han perdido a una mujer y yo he ganado una guerrera de tiempos de paz, amor y mimos.

One reply to “La batalla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star