Las otras diosas (III)

Mi cuerpo se divide,
primero en dos,
también en cuatro.

La carne y el alma,
hoja en rama,
raíz y lecho.

Mi cuerpo se multiplica,
ni milagro de hambre
me hacen reír.

La musculatura,
perdona y olvida
también la madrugada.

Mi cuerpo se resta,
toda vez muero
en espejo ajeno.

El juego de las vanidades
golpea entre medio,
a ambos.

Mi cuerpo se suma
a la pila de cráneos
bajo una iglesia.

La sangre florece
en matices,
colores ya sin ver.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star