Al norte

Qué hay más allá de Córdoba
si tomas por la nueve
por la otra verás
Villa Allende
Mendiolaza
Unquillo
Pajas Blancas
Río Ceballos
pero finalmente llegarás
de nuevo a la nueve.

Entonces pregunto de nuevo

Qué hay más allá de la nueve,
porque Córdoba era paso obligado,
Guiñazú,
Juárez Celman,
Gral. Paz,
Jesús María,
quizás todo está en Sarmiento
porque la nueve llega
hasta Santiago, pero del Estero.

Por qué no tomas la ocho,
luego la siete hasta el límite,
después bajas por la cincuenta y siete
hasta llegar a la cinco norte,
tranquilamente te puedes hospedar
entre Huérfanos y Málaga.

Anuncios

Eréndira

Poema sobre la lectura de “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada” obra de Gabriel García Márquez

Si hubieras leído a Julio
estarías al tanto de la perdida
de tu vida en los relojes murales.

El avestruz debería volar
aletear noticias de mal augurio
para un desconocido lector muerto.

Las estatuas de figuras inexistentes
sabrían esquivar golpes
como torito y su madre.

Ulises en vez de tres naranjas,
tendría un árbol de diamantes
y la máquina del infierno para hormigas.

El fotógrafo, la bandita musical y
los indios no entenderían el rito
mortal de una reliquia y sus copias.

La muerte nos deberían confundir
con desierto, con ángeles, con cangrejos,
con mar y ese cielo gris.

La soledad de todos los abismos
olería a campo de flores y peces,
pedregoso devenir de la desgracia.

Historia de amor, su voz, veintinueve de marzo

La primera vez sonó mí celular, aunque la recepción no era buena, fué y será lo mejor que pude oir, simplemente su voz viajando.

Repetimos este rito, durante mucho tiempo más, cada vez y la espera de esta eran momentos únicos, los llevo en cada parte de mi memoria.

El cuerpo recuerda su acento, como un ajeno al mío vibro cuando cierro los ojos, para llevar su voz de paseo desde la piel hasta el alma.

Vuelvo a ella, vuelo en ella, la dicha me lleva por los ecos y sus gestos, la cordillera sabe de su voz y yo grito por el silencio que debo contener.

Poema del miércoles

Hoy día feriado olvidé
desconectar la alarma,
sin embargo estaba
despierto temprano.
07:00AM 15/08/2018

Suele visitarme el sol,
entre cortinas
su murmullo de luz
atormenta mis ojos.
09:30AM 15/08/2018

Me salto el desayuno
miro hacia afuera
donde por años he cuidado
una planta (gomero)
alguien la robó,
alguien que amaba
la planta más que yo.
11:30AM 15/08/2018

Jamás pensé
sentir tristeza
por esta pérdida,
sin embargo,
aquí estoy,
escribiendo
por la herida.
14:38PM 15/08/2018

Muerte

Muerte hacía llamar a sus fauces,
alguien señaló a estos indios,
los otros corrieron peor suerte.

Muerte era su empleo por las noches
cuando encendía su boca
a fuerza de mordiscos aniquilaba.

Muerte podía ser cualquiera,
por venganza, por miseria,
las razones no son obra del corazón.

Somos

Somos lastre, de tal manera
que ni vino, ni hostia alimenta
la falta de fe en la humanidad

Somos eco social de una imitación
mal parida por las hembras
al otro lado del charco.

Somos la ola que nunca llegó,
nos enteramos tarde,
la vida está en otra parte.

Poema de martes (noche) II

Así fue como sin ilusión quería reconocer la noche con otros ojos, salí montando en bicicleta, entendí al viento y su necesidad en mi rostro.

Las estrellas me seguían en coros celestes, oscuro estaba el cielo pero su compañía azul profundo liberaba mis piernas y más pedaleaba.

Las esquinas brillaban con luminaria artificial y aún así el verde de árboles entraba por las narices, perfume de color natural, belleza al experimentar.

El parque cercano era reunión de jóvenes, animales domésticos y juegos inventados por los pequeños que sin pensar sudaban de felicidad.

Fue hermoso cambiar de aire y mirar la noche amable, ahora descansar será una noche breve y mañana día feriado para despertar tarde.

Poema de martes (noche)

Llegar a casa y ser recibido con el ruido de música fuera de tu gusto, resignarse a la moda sonora.

No entender palabra alguna en este ambiente casi de fiesta, pero sin baile o exhuberante algarabía.

Escuchar músicos envasados y sólo querer el sonido de la paz, respirar melodías de tranquilidad y armonía.

Es temprano para dormir, aún hay luz afuera, aunque la vida quiere reposar, prefiero salir a caminar.

Veré qué escribe la noche y un cielo despejado de tantos excesos humanos.

Continuará…

Poema del martes

Aún no sale el sol
— la música del auto —
mientras espero
— me recuerda a la felicidad —
para entrar al trabajo.
8:53AM 14/08/2018

La esperanza está en los niños
— la música los persigue —
juegan a vivir y son felices
— todo los sorprende —
celebran con baile y risas.
9:19AM 14/08/2018

El frío al interior de los vehículos
— no existe calefacción tal —
me recuerda el alma de algunos
— para hacer más humanos —
estos tiempos modernos de soledades.
9:44AM 14/08/2018

Paso por las mismas calles
— una hora no hace la diferencia —
nada cambia sólo el sol
— tampoco me siento distinto —
hay honestidad en la naturaleza.
9:54AM 14/08/2018