#ViernesDeParis

El amor es una hermosa estación…

Anuncios

Historia de amor, verte partir, veintinueve de marzo

Te vi partir y el alma sentía deshilachar, una parte de este tejido que envolvía mi corazón y mi carne.

Verte partir reconoce muchas oportunidades, estamos a tiempo, estamos ordenando el tiempo espacio.

Te vi partir y sin embargo el dolor natural del alejamiento venía con dosis claras de esperanza, de vida.

“Hoy dijiste, hacemos vida.”

Verte partir significó dejar que te llevaras mis ojos tras tu espalda y ayudar con las bolsas hasta destino.

Te vi partir y este cuerpo hacía pausa, tomaba los sentidos y guardaba detrás del pecho, donde la tristeza tiene luz.

Verte partir significó un revés de las otras veces, porque no hará falta vengas a verme. Pronto iré a vivirte.

Las aventuras de Rústica y Puntilloso, primero de mayo (II)

Fue cuando llegamos a la estancia de don Ambrosio Olmos, también llamada “Estancia El Durazno” es que mi Rústica quedó enamorada de una iglesia gótica y con lujo de detalles comenzó a dibujar. Desde dentro de nuestra Combi pudo trazar las líneas de un hermoso y bien mantenido edificio.

Sin embargo la diversión estaba afuera, dejar que la llovizna nos hiciera sentir la naturaleza recibiéndonos feliz y en ese idílico lugar, alejado de la ciudad nos pudimos conectar nuevamente los dos.

Amor,
sencillo y diligente,
vienes ardoroso
a evaporar tristezas,
entre nuestras manos
la felicidad y alegría,
crean, dibujan y enamoran.

Amor,
hechos de pedacitos,
cubiertos de alma,
arrancados de la desolación,
del silencio obligado,
traes la sincera piel
a entregarse por amor.

Amor,
es el ahora siniestro
un embate de realidad,
esa especie de franquicia triste
que deshoja nuestro árbol
de pequeños frutos,
de grandes ramas por cierto.

Amor,
hemos venido con la sangre nueva,
aunque seamos dos viejos locos
desde que encontramos el amor
en un espejo virtual y en verdad
éramos dos necesitados de vivir
abrazados al alma que somos uno.

Luego de besarnos con el hambre que dan estos viajes, nos adentramos en nuestros cuerpos, en nuestros propios viajes de alma y sangre ardiente.

Continuará…

Las aventuras de Rústica y Puntilloso, primero de mayo (I)

Amore mío, vamos al campo?
Hoy mi vida?.. pero si no deja de llover..
Y bueno!…entonces nos mojaremos..y listo
Sabes.. tienen razón (lo dice y se sonríe imaginando la felicidad de ella)
Jajajaja!!!.. al campo hermoso mío!!
Vamos al campo de San Ambrosio; ese que hoy funciona como escuela agro técnica y a la que nos permitirán pasar de seguro (y más si les decimos que luego les compramos unos frascos de dulce de leche; y yerba de esa orgánica y tan rica que ellos tienen en su puesto de venta)
El camino estaba difícil, luego de varios días de llovizna intermitente era casi una odisea poder llegar, pero el lugar ameritaba… realmente que ese entorno de bosque encantado con esos matices que solo el otoño es capaz de crear, simplemente te cortaba el aliento y no sabías hacia que dirección mirar… qué paisaje guardar en la retina si es que todos y cada uno eran una majestuosidad..
Viste que valía la pena mi puntilloso Hermoso!!!
Armamos una especie de picnic allí mismo en nuestro querido vehículo de combate (a esta altura se merecía el título)
Embarrado hasta las ventanillas y con dudosos signos de sobrellevar muchas aventuras similares ( pero seguía en pie y cada día más fuerte.. así como nuestra locura, así como nuestras ansias locas de vivir cada una de las experiencias de nuestras vidas, felices, locos de amor)
Y si nos preguntan qué comimos..?
Vamos a ser sinceros
Toodo lo que llevábamos en la canasta y aún más…
Si
Comimos y bebimos de el fantástico elixir de nuestras vidas
Nos alimentamos simplemente de sándwiches, mate, y AMOR

Continuará…

Naturaleza

Sentí el viento quebrarse ante el crujir de unas ramas, el roce de las hojas entre sí y esa calidez envolviendo cada paso que daba. Estaba envuelto en una simbiótica sensación.

Encaré el horizonte,
respiré profundo,
me hice parte de,
un ingreso rotundo.

Olía esa excitación de la naturaleza, aroma dulce de la tierra viva a punto de estallar, de florecer, de germinar bajo mis pies. Invitaban a desnudarse y vivir desde el tacto además.

Oía los aullidos silenciosos de la vida agitada, hecha y desecha para su propio placer, para su propio deseo, esa carnal sensación de la salvaje y revolucionaria naturaleza.

Los temblores ascendían por mis piernas, conducían electricidad por mi espalda hacía mis brazos y arremolinándose en mi cabeza, en mi rostro. Sentir ese sudor ardiente, provocando una sed insaciable de vida.

Tus piernas

Amé tus piernas,
ellas me buscaron primero
alzadas como banderas de guerra,
pero la paz estaba cerca.

Me llevaron,
por el recorrido sinuoso
entre sombras chinas,
entre espejos borrosos.

A conocer,
el ir y venir del deseo,
desde la punta de tus pies
hasta el precipicio sutil.

Las profundidades,
son hermosas consecuencias,
esa apertura de aromas,
del alma en colores.

De una mujer,
aprendí que el amor
no es sentarse a esperar,
es más dar, siempre dar.

Historia de amor, hoy, veintinueve de marzo

La vida es bella, sin importar las horas de la mañana y su búsqueda, mientras en caravana venías atrasada.

Gasté parte del andén del metro y casi me como la calle en desesperación, abstinencia de ti en ayunas de amor.

Por segunda vez tus lentes fueron lo primero a mis ojos y me hice el canchero, los nervios iban por dentro.

Verte

Besarte [desesperadamente]

Volver a verte [asombrado]

Abrazarte [con todo el calor del amor]

Volver a besarte [siempre más]

Respirarte [la única forma de llevarte]

Conversar en la cotidianidad de la tarde, rozar tus manos, hablar quedito a tu orejita, aunque no escucha, aunque no la encuentro.

Hacer valer la palabra y dejar mi lengua en tus labios y en tu boca, siempre volvemos a aprender a besarnos.

Saber que la vida es nuestra y nos espera mientras desespera.

Llegué

Fuí raíz de sus palabras amarillas
pétalos / corazón de polen / amor
escuché los pistilos cimbrar
todo era ellas y mí andar buscándolas.

Arena y tierra aman más
viento / mar incansable / dunas
la sagrada familia de las flores
pervive en esta imagen.

Son un camino de soles
retazos / estrellas al viento / amores
la excepción de la regla
ese zigzag en medio del desierto.

Cuando llegué me estaban mirando
fieles / distantes entre sí / felices
de ser aún desierto florido
en este incipiente otoño.