Destacados de Instagram

Serie de fotografías intervenidas con textos de inspiración propia, junto al delicado trabajo de Fabrizia Milia.

Anuncios

Dónde estás Lilith

 

Lilith, oil on canvas by John Collier, 1887

Esta imagen pertenece al artista británico John Collier y es una de tantas obras de su creación con enfoque histórico-teológico. Sabrán lo atrevido de mis letras y nuevamente tuve la osadía de escribir acerca de esta mujer, en cierto modo no sabemos de su real existencia y aún así sostengo que toda mujer puede ser quien así sienta vivir en forma plena.

El archivo adjunto es un formato PDF el cual contiene mis ideas, una historia casual y una reflexión algo poética, gracias de antemano a quienes descarguen y lean, ojalá comenten para saber de sus sentimientos.

Dónde estás Lilith

Lilith ( II )

Salí en busca de la mujer que deseaba
afuera el sol, el frío y aún era temprano
fumo y delirio con el humo del “cigarro”
llega la noche con hielo y una bofetada.

Entro y de inmediato me dirijo a la barra,
un wisky raudo ya tengo en mi mano
el consumo es ley dicen los paisanos
la oscuridad abrirá billeteras y ganas.

Aparecen las primeras, las embriagadas,
nadie las desea, pero ellas vieron dinero,
eso brilla en cualquier bolsillo pagano
la vieja guardia, también las alocadas.

Lo mejor está por venir, Lilith iluminada,
sus ojos luces de verano pero lejano
te hacen olvidar el lugar infrahumano,
aunque no puedas tocar su piel anhelada.

Aún por comenzar…(II)

Moebius – La Caja

Recibíamos presentes de los confines del universo y siempre iban a parar a las bodegas siderales, algunos regalos no llegaban a destino y terminaban colgados en salas, comedores, estudios y habitaciones personales. Nadie creía importante quedarse con objetos o baratijas, al final los señores de la fe repartían a todos pedacitos inútiles.

Pero nadie se detuvo a pensar por qué una caja tan grande y repleta de dulces sería de agrado para los fieles, así fue, inevitable, la voz esparció la noticia como río en deshielo de primavera, tan fría y revoltosa. Fuimos incapaces de detenerlos, cajas había en toda la galaxia y la droga de estos dulces enloquecía diezmando voluntades.

Pronto seríamos animales de barrigas ostentosas, perdidos en busca del ombligo, de la razón, del desazón y hambrientos por más veneno dulce y recalcitrante. En cada inicio de ciclo las cajas eran esperadas y aunque nos abasteciamos de buenos alimentos, estas últimas provocaban batallas del fin del mundo, desde ya irreconocible actitud del Moebiunez, por muy galáctico que fuera.

Aún por comenzar…(I)

Moebius – Diosa

Era bella y adornaba cada rincón de la galaxia. Las plegarias duraban días y a veces semanas, planetas explotaban fuera del espiral y nuestros enemigos aplacados solamente por la fe, no se daban cuenta del ataque, hipnóticas ondas de cánticos adormecían egos nadie lograba repeler esta forma de ataque y defensa.

La paz reinaba y todos acudían a orar por ella. Sus milagros cruzaban como rayos de voces y nadie quedaba ajeno a las posibilidades de extender ese sosiego forzado. Muchos consejos galácticos aprobaban afiliarse a esta nueva religión de paz y destrucción, así lograban no ser desintegrados y también guiar la fe en su propio beneficio.

Luego la oscuridad comenzó a vibrar entre nosotros, cada ser era refugio y hogar para esa sombra despegada de nuestras almas, tal cual y sin advertir éramos nosotros mismos, la dualidad negativa emergiendo y apartándonos de la fe.

A la Diosa.

Fuiste ríos, llanto de cielo y luz eterna,

desafíamos cada estrella

hasta tu llegada,

hoy te devolvemos el poder

otrora lago de fe y oración.

Aún quedan pósters con partes de las máximas de la Diosa y ahora parecen poemas tristes, vacíos, sin vitalidad, faciles de olvidar y con ello arrancar todo vestigio de la pureza de nuestra fuerza mágica, esa misma que nos había salvado mil estrellas antes, ahora nos despojaba y replegaba a un alegato de locura masiva, genuinos hipócritas venidos a más, sin poder de autoconvencimiento.

Aún por comenzar…

Moebius

Esta historia aún no empieza y debo contarles más menos por dónde y hacia dónde va.

Vivíamos felices en nuestra estrella, no la de la caja por supuesto, eso es un souvenir que venden como recuerdo, imaginen, toda nuestra vida en una caja. O sea no tienen idea de lo que éramos capaces de hacer con sólo pensar.

Moebius

Pero nos descubrieron, las piedras arcanas y la legión del destino originó nuestra desgracia celestial, tal cual, cayó el cielo y arrancamos hacia las profundidades de los mil mares, nadie podía llegar ahí, sin embargo, nunca ceden aún con advertencias.

Moebius

Luego de eso, no hubo lugar donde escondernos, hasta las sombras se alejaban de nosotros, entienden a qué me refiero, sin darnos cuenta éramos cazados pero nunca exhibidos, la persecución tuvo fecha de inicio pero nunca, nunca de termino.

Fue tan violento que nos delatábamos entre los pocos sobrevivientes, era inconcebible después de centurias y haber sido miles de millones ahora nómadas formábamos clanes para encubrir nuestras antiguas alianzas con el mar, el bosque y las montañas.

Moebius

Al final de esta primera etapa de aniquilación nos volvimos artistas en distintas disciplinas y viajábamos con el objetivo de sobrevivir, de dejar la mente en otra parte, en el cuerpo dolía todo lo parecido a recuerdos.

Algunos portábamos belleza sin igual y eso nos daba ciertas garantías, de vez en cuando caíamos en la mirada obscena y recibíamos a cambio algo de libertad, asquerosa forma de mirar las lunas septentrionales y llorar estrellas para el frío de sus deseos.

Continuará…

Recuerdos, su versión

En esta segunda entrada del día de hoy comparto sus palabras, su sentir de madre al respecto, y en cada una de ellas el amor desborda todos los sentimientos.

Ríen y juegan
Cada lugar es un escenario improvisado
Son las protagonistas de una nueva historia a cada instante
Bailarinas
Acróbatas
Monitas loquitas de mi corazón
A lo lejos las hamacas
aún danzan de su última entrada
Y no hay lugar para después
Todo lo investigan
Todo lo aprovechan
Todo lo disfrutan
Y yo bendecida criatura
siempre pegadita a ellas
Pantallas solar y repelente an mano
Ni que hablar de las bufandas por su refresca y las gorras para que no les castigue el sol
Mamá!!!!
No tenemos frío ☺
Mamiiii
No hay tanto sol😬
Maaaaa!!!
No quiero ponerme la campera…
Y mamá resignada igual va a su lado cargando el interminable equipaje donde nada falte y nada me sorprenda sin previsión (pero es solo una ilusión 😅, ya que quien puede tener todo previsto planeado y organizado??)
Ha habido raspones , cortadas e insolaciones, y hubiera querido evitárselas por supuesto..
Pero qué vida sería sin la experiencia?
Bendita sea la experiencia (aún con las marcas que nos dejan)…
Bendita sea la vida

Poema de sábado 09-06 (III)

El cielo se prepara aún de día y agita su pecho florido de estrellas por nosotros, entonces quieres ver el espectáculo de luces y fuego.

Te pones mirando hacia el infinito, apoyo tu espalda con mi cuerpo, tu corres montada en locura y sientes el resplandor cuando cabalgas.

Te abres más,

Eres luz

Un ritmo sin fin

El sol nos visita también.

Las estrellas gimen cada vez más fuerte y somos coro al unisono, siento el estallido dentro y llueven en tu pecho, en tu vientre, en tu sexo.

La caída es estrepitosa, nos desbarata, nos embargo el corazón, enmudece hasta el alma ese instante único y nos une más, desde dentro, desde el amor.

Poema de sábado 09-06 (II)

No tenemos donde escapar, atrapados en el otro, regocijados de sentir igual y querer vivir al ritmo del amor, te atrapa una sensación infinita.

No dejamos de mirarnos, tus caderas y mis caderas se encuentran, el roce las une y separa raudas, en paralelo acoplan sentidos y aguardan.

Los temblores comienzan en los ojos, el alma escapa por fin, nos libera como seres de amor y permite sentir todo lo que el amor hace posible.

Los cuerpos una vez ungidos por la gracia del sexo y humedecidos por la esencia del amor corren libres, ya podemos volar sobre nosotros.

Historia de amor, verte partir, veintinueve de marzo

Te vi partir y el alma sentía deshilachar, una parte de este tejido que envolvía mi corazón y mi carne.

Verte partir reconoce muchas oportunidades, estamos a tiempo, estamos ordenando el tiempo espacio.

Te vi partir y sin embargo el dolor natural del alejamiento venía con dosis claras de esperanza, de vida.

“Hoy dijiste, hacemos vida.”

Verte partir significó dejar que te llevaras mis ojos tras tu espalda y ayudar con las bolsas hasta destino.

Te vi partir y este cuerpo hacía pausa, tomaba los sentidos y guardaba detrás del pecho, donde la tristeza tiene luz.

Verte partir significó un revés de las otras veces, porque no hará falta vengas a verme. Pronto iré a vivirte.