Don’t smoke baby

No fumes esta noche “baby”
los mosquitos llegarán por montón
a tomarse el azúcar del “bourbon”
mañana dirás “the whiskey faded”

“Please baby” no fumes aquí,
lo dijo reverendo en su sermón
dejen el cigarrillo y el alcohol,
El de arriba destila “all it’s sacred”

Nena no luces bien “smokestack lighting”
te quitará el resto de nuestro amor
porque temo que no oyes tu corazón,
estás muriendo my sweet darling.

Hoy te despedirnos “Don’t fight anymore”
dear god, sweet lord, embrace her world”
she’s not a bad girl, she’s just in love,
the whiskey and cigarrette light up.

Anuncios

Un hombre

Un hombre y  consecuencias, ¡¡ eso es un hombre!!, encender un cigarro y dejar esa estela de humo y sudor, no mirar atrás cuando el pasado se esfuma en tu boca, olvidar lo que no merece ser recordado, ¡¡eso es un hombre!!

Entonces creces con la frente firme ante el sol ¡¡eso es un hombre!!, comienzas a rodar entre cantinas y piernas suaves, sin pudor, las besas y luego te vistes, el dinero cae con tristeza y tu una roca,
caminas con la tarde a tus espaldas y piensas ¡¡eso es un hombre!!

La vida es un cerillo cuando eres pequeño, enciende con fuerza,
para después se convierte en un cigarrillo, te consumes en ella
sin embargo en la adultez, solo queda el filtro si eras de los precavidos
un hedor rodea tu existencia, los pecados son tu alquitrán, tu nicotina.

Mamá, dónde estás, por qué no me golpeaste como papá ¡¡ese es un hombre!! te digo madre voy a necesitar un buena bofetada como las que recibiste, por Dios que tiene suerte ese hombre del cual llevo su apellido, te digo madre ahora el muy afortunado duerme bajo seis pies de tierra.

No te lleves mis poemas

Inspirado en el poema de Charles Bukowski – A la puta que llevó mis poemas

Ella la última chupa del mate,
la Salieri del güea,
obvio, la vivaracha.

La que nunca quebra un huevo,
pero por docena la han visto,
usa guantes,
se ríe en la fila,
si mi cabo, ésa misma me cagó.

O sea, uno escribe,
uno conversa
consigo mismo,
pregunta al aire
pero a ella no le importa.

Digo no le importaba,
pero fue lo único,
nada más,
tengo la billetera
con suerte hay diez lucas.

Qué si valen algo,
Qué sé yo,
pregúntele a ella,
no le venga con el grupo
del recuerdo sentimental.

Por último yo veré
qué hago con esos papeles,
son míos,
están con mi firma
fíjese, un caballo.

No oficial,
yo no apuesto,
yo no bebo,
no ando de bar en bar,
no meto a cualquiera a la pensión.

Esas botellas,
¡¡ no son mías !!
de seguro las compró
cuando andaba buscando trabajo,
quería decir en el trabajo.

Desafortunado

Milo Manara

La miré al pasar,
Hasta el viento iba más lento que ella,
O simplemente caminaba detrás de su perfume,
El cabello negro y rizado
Hacia bucles en mi mente.

Nunca supe
si seguía en mi cama durmiendo
Nunca supe si estaba en el bar ebrio
Nunca supe si era un sueño
Nunca supe si era su pesadilla.

Pues la comencé a seguir
En sus caderas colgaban mis ojos
Desde su cabellera larga
Hasta los tacones altos
Quedé suspendido,
Levitando
Soñando
Babeando directamente.

Ya con el sol en la frente
Pude distinguir
Sus ojos demoníacos
Sus labios perfectos
Sus manos finas
Todo lo que un hombre afortunado merece.

Sin embargo
Ese hombre
La esperaba
En el bar de siempre
A la misma hora
Con el mismo elegante smoking,
Y ese hombre no era yo.

Loca

Milo Manara

Ella está loca y lo sabe, disfruta de esa efervescencia, las chispas en sus ojos, en sus labios rojos y brillantes,
sus manos delgadas como el humo que sale de su boca.

Camina, da sus vueltas, nos mira y sin guiñar un ojo ríe a carcajadas, la observamos, va desde la rockolla hasta la pista, comienzan la guitarra y la batería, ella espera la voz de JT Coldfire, sus caderas saben cuándo entra.

Empieza a rondarnos, a mostrar sus atributos, pero ustedes pensaran, sus dorados pechos, sus piernas interminables o su trasero apoteósico, sus brazos delicados y la cabellera rizos de oro.

Sin embargo en su conjunto, la bella, la loca, nos lleva por la letra, por la guitarra y la cadencia de los platillos, del piano, no te das cuenta.

Pero ya nos tienes en sus manos,
comenzamos a llenar copas y la ronda acaba cuando el rookie cae drogado por su belleza, por el alcohol, por la música que nunca termina.