Antes de Instragram – Mikey McMichaels

Para este sábado último del año, presento a un joven artista de la fotografía erótica, de nacionalidad estadounidense, lamentablemente no existe Wikipedia sobre este fotógrafo y sólo tengo imágenes admirables y la sencillez de mi poesía.

mcmichaels

No hace falta ver nada para saber dónde está su corazón y nuestros ojos.

Keira Grant
Keira Grant

Eso es estar desnudo, frente a un sofá, frente a un lente y aún así ser musa en blanco y negro.

Blueriverdream
Blueriverdream

Las sombras saben de luces y las musas saben darle vida.

mcmichaels

Si la miras a sus ojos, sabrás que su cuerpo está impregnado de ti.

Bruma…

wp-1481938145027.jpg

La paz de su respirar es bruma entrando por la ventana de mi habitación, ese aire húmedo colándose en las sábanas, la escucho y el viento trae cortados los gemidos del alma, la piel yace en pliegues indescriptibles, una lengua nueve se mueve, el sonido es constante, se asemeja al mar en calma, a la arena copulando con el viento y al silencio de tu pecho esperando el gran salto. las vocales una a una esperan la señal, el tilde de tu garganta, ese tono profundo que amarra al cuerpo cuando lo desata, fluyes y no eres espíritu, eres tan material , carne de la carne, embebida, volcada, perdiéndote gota a gota.

Retrocedo el tiempo y vuelvo al silencio, antes en la nada te imaginé semidesnuda en tu cama, con el calor de la noche revolcándose por tus venas, tus manos en plegaria viajaban juntas al encuentro, tus labios húmedos desde antes de la veneración, el alma era un hilo, una soga apretando las alas, esa trenza que enrosca los deseos desde el cuello hasta los tobillos, te retuerces en cada giro, sientes, vibras y sin volar el aire se cola por la dermis, un beso de agua transcurre en tu nuca.

Ahora reaccionas, sientes las hebras y la seda de su estructura parece amarte desde dentro, se enredan con la sangre y envuelven cada órgano, visceral como el odio, dulce como un día de primavera, sincronizas las convulsiones y en cada relajo, tus piernas se extienden y afloran las luces y su cadenas interminables, ese hermoso agobio de la trama detrás del telón.

Eres la artista principal y las luces inundan tu piel hasta hacerte desaparecer, puedes volar en los últimos suspiros, casi mudos, casi todos, se embarcan entre tus piernas antes de hacerse de las aguas en mayor profundidad, la victoria saborea tus labios y enardecida te elevas.

Se podría decir que es un viaje único, al unisono, con la fragancia hundiéndose y las velas ardiendo en la proa, hasta el nacimiento de Venus es un paseo al parque, ante, esta epopeya de silencios vivos.

Pude ver sus alas abiertas con el viento a favor de cada orgasmo, se recogían las amarras, un beso y se fue, en la bruma.

Antes de Instagram, Jan Saudek

Felices fiestas para todo el mundo bloguero, siguiendo con mi entrada de sábado dedicada a un reconocido fotógrafo erótico, y en mi incesante búsqueda y aprendizaje, tengo el honor de presentar a  Jan Saudek de origen checo, sufrió las penurias de muchos por ser de familia judía, sin embargo sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, junto a su hermano y padre. Desde ya anticipo el tratamiento a las imágenes es crudo, grotesco, los ambientes propicios y el uso del color exagerado, justamente para provocar a ciertas realidades.

Los textos al pie de cada imagen son de mi autoría

 

wp-1482504216344.jpg

“Extravagante son los sentimientos con tanto color encima.”

wp-1482504205719.jpg

“Mamá cuida de mi, no soy tu madre, somos gemelas.”

wp-1482504230475.jpg

“Esculpe un deseo con tu boca, házme a imagen y semejanza de tus deseos.”

wp-1482504360269.jpg

“El amor es un niño observándonos desde alguna ventana en el futuro.”

wp-1482504246722.jpg

“Yo la quería desnuda y ella supo imaginarse húmeda.”

wp-1482504314566.jpg

“Enciéndete le dije, prefirió hacerlo con lo demás.”

Ciertamente esta vez me excedí con la cantidad de imágenes, deben reconocer en este artista de la fotografía su búsqueda más allá de los  o las modelos a trabajar, construye ambientes sórdidos la mayoría de las veces completamente desoladores, siempre he dicho y reitero esta vez, soy aprendiz de muchas cosas y puedo tener hasta mal gusto, sin embargo, eso no quitará mi apetito por conocer el mundo a través de los ojos de otros. La fotografía es otro tipo de libro a leer y aprender de sus historias.

Rojo


Le temo a tu desnudez

al rojo satinado en tu piel,

te miro decidida a estrenar

el cuero soportará a la mente.

Tus caderas nacieron

para debutar en ese vestido,

el color de tu alma

hecho algodón en tus pechos.

Aún corres desnuda por la habitación,

me dices estar preparada,

ya estás vestida para amar,

subo las faldas para besarte, roja tela.

Hemos demorado nada en desvestirnos,

y el rojo se pasea por tu boca,

golpea tu rostro y vuelve a ser sangre,

un vestido y mil fantasías, antes de la noche.

Le couple, Léon Herschtritt (1973)

Cuenta hasta mil, respírame,

en anverso o al revés,

pierde la cuenta, los números,

su orden, quién va primero o después.

Te das cuenta qué el tiempo, no sabe,

dónde empezamos a contar,

dónde la gota se nos une y corre,

dónde dejamos dos para ser uno.

No me cuentes, degústame,

provoca ser consecuencia de tus besos,

gira por completo tu boca en mi sexo,

derrapa en la humedad y habítame.

Gime despacio y no te pierdas más,

seamos es pareja, que por distinta a las demás,

se ama hasta las entrañas babear,

ven amor, te invito a beber de mi cuerpo.

No hablaré…quince y final

Se tuerce mi mirada

en su espinada sensación,

tan sólo recorro, el tiempo

de su piel y las fragancias

con toda la imaginación.

El vaivén de tu figura,

subyuga hasta la era del color,

los embates del lente, las locuras

de la humanidad y sus culpas,

quedan para la posteridad.

El tibio deseo geométrico

trastoca todas las formas,

las humanas en la mente,

las fotográficas en la paciencia

de darle redondez a la imagen.

He hablado por los deseos en imágenes,

volando mi cabeza en ello,

he vuelto a nacer de una mujer,

estética, silenciosa, moderna,

he quedado mudo en su piel.

Historia de amor, nerviosos besos, diez de Enero.


Ambos estábamos nerviosos,

mi boca no esbozaba palabra alguna

todo me lo decían sus ojos,

un beso nos llevó a la luna.
Aunque un sol gozoso nos giraba, dentro,

nuestros labios humedecían nerviosos

la fragilidad de las palabras en mi lengua,

ardían todos los miedos en una hoguera.
Mi poema de los nerviosos entra

por los ojos vidriosos de alegría,

besa toda su boca y no sabemos más,

habla el alma enmudecida de pasión.
La besé de los nervios, la amé en un beso,

no solté sus labios y aprendí con ella,

todas las palabras no dichas eran,

un millón de besos y muchos más.

Llegar

Artist, Brad Kunkle, #illustration

Huyo de ti en mi,

voy en viaje,

aunque subas por las escaleras,

recorras pasillos,

golpeando puertas

y sepas que estoy,

contestaré después.
Abriré una ventana pequeña

admirando el cielo propio,

contaré estrellas,

hablando con la luna

sobre sueños montados

en fugaces momentos

que brillaron como sus hermanas.
Me vestiré desnuda en un espejo,

algo de afuera siempre entra,

hablaré con la belleza interior,

sobre cosas cargadas con sus voces.
Cuando abra la puerta no te quiero ver,

debo llevarte de amuleto,

el amor es una especie, extinta, quemada,

atrapada por otros, deshojadas margaritas,

un camino llamado vida, desvanece todo.
Dónde estás, no llegan tus rosas,

el perfume de tu alma, no me digas,

tratas de imitar mis pasos,

encerrado quedarás, entimismado,

adentro y sin espejos no podrás verte,

encontrar tus ventanas, tú hablas solo.
Te dejo en tu paz y ese bendito pequeño gigante,

el ego sabrá llenarte de flores sin perfume,

robar años que son segundos en otras conciencias,

morir antes de volver a ser niño.

La flor y tú

Por qué me faltan dedos

para contar tus pétalos

me hundo en la matemática

de las formas geométricas,

sumo uno a uno tus gemidos,

luego saco calculos

con la yema sobre tus orillas

tú sólo dices más, todo suma.
Los colores también son números

desde el rosado de tus pliegues

se reconoce la tibieza y vamos

hasta el rojo vivo, latente, perpendicular

a mi dedicada álgebra de tu cuerpo,

más adentro el color fuego enciende

las medidas extendidas de la rosa cromática,

gira en su eje y todo es blanco.
Un espasmo líquido disipa los cuerpos,

respiran tus pechos, oro de girasoles,

mi cuenta regresiva llega a su fin,

en esta rueda se abren tus pétalos

cual hervidero de orgasmos libres,

te volteas a mirarme y llevas mis dedos,

a la raíz de tus colores pidiéndome

empezar de nuevo, te beso y exploto.