Tómame

Te tomo, (giro en vuelo)
patria huérfana (reviso)
de parias.(antes de caer)

Conquisto, (me precipito)
el devenir de tu piel (lluvia)
en mi mano. (empalmada)

Guíame, (mece con fuerza)
desciende conmigo, (desde)
húndeme en vos. (la profundidad)

Posesión, (apodérate de mí)
clavo el logro (te esperaba)
en tierra fértil. (dichosa y feliz)

Anuncios

A mar

Era fácil actuar cuando la mente está siendo taladrada por descargas hermosas de electricidad y el corazón manda más sangre para dar cabida a toda esa locura.

Sólo tenías dos cosas por hacer; tomarla bien y fuerte, así nada lograría salir o desencajar, tendrías la seguridad de estar a cargo, guía de tus propios deseos.

Echarla a disputar su humedad a contra del roce excesivo y tus impulsos sin freno, todo el gozo imaginado es una primera impresión, atisbo ínfimo del precipicio.

A decir verdad era el comienzo, empezaba a respirar con dificultad y simplemente te dejabas llevar por la fuerza de su entrega y la energía de tu mano sobre su cabeza.

Beber parecía su obsesión, un deseo primigenio, antes inclusive de conocerte en el baño de un bar, por los años ochenta y en plena dictadura militar.

Lilith ( I )

Dónde estás mujer libre en todas las mujeres
busco con el afán posesivo obviamente
te niegas por orgullo
me ciegas cuando hurgo
te cierras por duro
me tientas cuando logro
por fin dormir entre tus piernas.

Ese perfume lleva mi ropa
te cuelas por la nariz.
te cuelgas por ahí
ese delirio me azota.

Entonces dónde debo hallar a esa mujer
cuando en las demás duerme
te ofreces en las esquinas
me doblas la apuesta
te corres enloquecida
me perturba tu respuesta
por fin duermo entre tus piernas.

Esas luces elevan mi prosa
te tuerces y yo aprendiz
te esfuerzas en hacerme feliz
ese aullido me roza.

Dónde estás cuando el sol aparece
bajo las sábanas un silencio ebrio no responde
te riegas con una sonrisa
me sientas del espanto
te friegas contra mi impericia
me asientas con un mirada
por fin puedo morir entre tus piernas.

Esa locura tuya me despierta
te enfureces cuando oyes música de burdel
te duermes nuevamente
esa abulia hermosa de conocerte.

Laguna

Photography by Finch Linden

El reflejo sincero del agua
esculpe sombras
donde el alma no se haya.

Escribe con los dedos
repeticiones en ondas acumulables
y vagas.

Sobre todo cuando nada
interrumpe la grácil comunicación
de lo obvio.

Lo perverso del espejo de agua
no está en admitir lo que no se ve,
más bien persiste.

Quiera usted osar romper
el reflejo de su alter ego
y la idolatría de sus entrañas.

Poemas de sábado 07-07 (I)

Seguramente entre sueños solté un par de fantasías o esbocé palabras y luego fueron transformadas en ideas a llevar a cabo, en verdad no sé cuántas cosas expreso las veces que descanso feliz de tanto amarte, y me sorprendes temprano, aún duerme el sol y tu sonrisa ilumina mis ojos, sin decir palabra alguna me besas y cuando deseo abrazarte para comerte a besos, me doy cuenta, estoy atado de manos y pies a los extremos de la cama, sonrío porque sigues besándome con mordiscos incluidos y enloquezco, pero atado nada más puedo dejarme llevar por tu boca y lengua, Siento la humedad y el calor de tus labios colmar mi rostro, me siento amado, locamente correspondido entre pasión, deseos y delirio, esa dosis perfecta que el amor nos regala día a día.

– Voy amarte toda la mañana y seguirás atado hasta la noche – susurro en mi oreja izquierda, y comenzaste despacio, como más me gusta, reconociendo cada parte de mi cuerpo y su propia sensibilidad. Estos son los instantes en donde logro unir mi alma a sus deseos y mi cuerpo a sus designios, así atado me sentía tan libre como sus labios y lengua que recorrían con locura mi pecho y descendían alternados por ambas lados de las costilla, me provocaba un escalofríos dulce y orgásmico. Siento la piel vibrar infinita y se resuelve por sí sola, una segunda capa de sensaciones multiplican golpecitos eléctricos y ella me llena de amor, un bucle de sus labios que simplemente sincronizan todos mis estados emocionales y ordenan el curso de la sangre por todo mi cuerpo.

Mientras me besaba, devoraba y nutría de mi, yo simplemente la veía, su cabellera revuelta encima de mi pecho, su respirar por la boca hacía emitir unos jadeos que volvían a erizar mi piel ya húmeda de tan intensidad. Volvió por el hombro izquierdo y su desnudez también estaba revolucionada, pude sentir la turgencia de su pecho viajar por mi piel,  su carnosidad deliciosa también la enloquecía y ahí comenzaba de nuevo, bajaba desde mi brazo, cada parte era minuciosamente besada hasta llegar a la mano y cada dedo moría en su boca, un vaivén del futuro inmediato. Levantaba la mirada y fugazmente volvía a mis labios y podía a través de los besos explicar cómo me sentía al interior de mi cuerpo, ardía, era fuego vivo, era una locura poética hecha carne y alma a la vez.

Poema de sábado 09-06 (III)

El cielo se prepara aún de día y agita su pecho florido de estrellas por nosotros, entonces quieres ver el espectáculo de luces y fuego.

Te pones mirando hacia el infinito, apoyo tu espalda con mi cuerpo, tu corres montada en locura y sientes el resplandor cuando cabalgas.

Te abres más,

Eres luz

Un ritmo sin fin

El sol nos visita también.

Las estrellas gimen cada vez más fuerte y somos coro al unisono, siento el estallido dentro y llueven en tu pecho, en tu vientre, en tu sexo.

La caída es estrepitosa, nos desbarata, nos embargo el corazón, enmudece hasta el alma ese instante único y nos une más, desde dentro, desde el amor.

Poema de sábado 09-06 (II)

No tenemos donde escapar, atrapados en el otro, regocijados de sentir igual y querer vivir al ritmo del amor, te atrapa una sensación infinita.

No dejamos de mirarnos, tus caderas y mis caderas se encuentran, el roce las une y separa raudas, en paralelo acoplan sentidos y aguardan.

Los temblores comienzan en los ojos, el alma escapa por fin, nos libera como seres de amor y permite sentir todo lo que el amor hace posible.

Los cuerpos una vez ungidos por la gracia del sexo y humedecidos por la esencia del amor corren libres, ya podemos volar sobre nosotros.

Poema de sábado 09-06 (I)

Somos música que acude a cada rincón del cuerpo, corre rápido por las venas y ensalza los sentidos, delirios acompasados de pasión.

Torcemos el cuerpo, nos envuelve un vértigo dulce desde los labios, entro, salgo y vuelvo a entrar, tu voz se quiebra y yo respiro sobre tu cabello.

Giramos sobre la cama y te quedas mirándome, gritas todo tu amor y muerdes mi pecho, busco tus ojos y también deseo morder tu pecho.

El sudor nos cubre por completo y la felicidad tiembla, sentimos la pronta llegada hasta los bordes de la piel, ese eco del alma llamado orgasmos. Más.

Naturaleza

Sentí el viento quebrarse ante el crujir de unas ramas, el roce de las hojas entre sí y esa calidez envolviendo cada paso que daba. Estaba envuelto en una simbiótica sensación.

Encaré el horizonte,
respiré profundo,
me hice parte de,
un ingreso rotundo.

Olía esa excitación de la naturaleza, aroma dulce de la tierra viva a punto de estallar, de florecer, de germinar bajo mis pies. Invitaban a desnudarse y vivir desde el tacto además.

Oía los aullidos silenciosos de la vida agitada, hecha y desecha para su propio placer, para su propio deseo, esa carnal sensación de la salvaje y revolucionaria naturaleza.

Los temblores ascendían por mis piernas, conducían electricidad por mi espalda hacía mis brazos y arremolinándose en mi cabeza, en mi rostro. Sentir ese sudor ardiente, provocando una sed insaciable de vida.

Mi Instagram 2017, parte tres

Marzo comenzaba con algo de filosofía de vida.

"A veces la soledad, te da esa cuota exacta de compañía."

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

VEN AMOR Ven amor, el viento conoce el camino, está junto a las nubes doblando el cielo. Ven con tu pelo, hilos de mis hilos, puentes de mis manos cuando atrapan el tiempo. Ven amor, con los ojos encargados al río, de piedra en piedra hasta hundirme. Ven amor, con la paz de tu piel en sueños, y el abrigo de tu pecho latiendo un nombre, Ven sigilosa como un beso dormido en la boca equivocada y humedece mi alma, Ven amor, mis brazos en la distancia reclaman el alero de tu corazón a tres voces y mi boca. Ven amor, corrige el curso del mar, ábrete al invierno y con tu flama quema mi presencia, Ven amor y vísteme de dicha tejida con pasión. envuelve con ternura mi cuerpo dentro tuyo. Ven amor, con la boca llena de amor y el alma atosigada de frenesí, de aquí no nos mueve nadie. #love #poetry #passion #poetasnuevos #poema

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Tenemos la noche para desnudar secretos.

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Esta noche…

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on