Antes de Instagram – Herman Leonard

Feliz sábado para todos, incluso a los que duermen e incluso a los que hacen ejercicios y no alcanzarán a leer. Herman Leonard es un fotógrafo dedicado a retratar a los músicos del jazz. Les recuerdo que las frases al pie de cada fotografía pertenecen a mi inspiración.

Encontrarán más información en su página web.

http://hermanleonard.com/

Johnny Hodges by Herman Leonard, París 1955

Cuando la música es esa bocanada de inspiración y una vez en el aire es adición.


Nat King Cole by Herman Leonard, NYC 1949

Con una sonrisa al principio y final de cada actuación la música sabe a la razón de la felicidad.


Miles Davis by Herman Leonard, Montreux 1991

Mil gotas de sudor junto a miles de notas musicales y el aplauso, parecen ser la droga de la vida.


Art Tatum by Herman Leonard, Los Ángeles 1955

Lo que un hombre necesita es la fe en su música.

Anuncios

Horizonte

La prosperidad del horizonte
está tapiada de luz,
el camino es un tinglado
machihembrado.

Son nubes pintadas al carbón
sin atril, sólo tiempo,
nadie entiende el entramado
duele al armarse.

Cabellera llevada por el viento
verdaderas serpientes (medusa)
a mano alzada por la viga mayor
nadie te espera (aunque parezca)

Cae junto al sol (imaginario)
en el zig zag de tu cabello,
lejos, sentado y resignado,
la figura difuminada.

A esta hora también te amo

Cómo sobrevive la gota
– al ruidoso espanto de la sequía –
cuando tus ojos son horizonte
– se quiebra el cielo y la gota muere –
entre tus pechos deshecha.

Levitas esponjosa
eres la roca
la arena
el mar y
el color.

Sueño
huelo a ti
envuelvo
mi única boca
en tus labios, todos.

Eres mar
– lo presiento –
la tangente de las olas
viene a mí
sabe a mí
¿ sabe de mí ?
hago cruces
– con la lengua –
sin decir
sólo te nombro
en cada ola
con el amor
hecho universo.

Vuelvo al cuadro general

Me alejo
– sigues ahí –
el mar no te toca
– tampoco yo –
las nubes salen volando
la imagen es gris en escala obvio
– sin embargo los colores eres tú –
el fotógrafo petrificado quedó.

Tu rostro, tus brazos, tus piernas
– más todo lo demás sigue intacto –
tu plano vientre, tu ombligo y tú
– masterpieces it’s every women –
en el silencio de la tarde el viento aleja –
la evidencia de nuestra estadía.

Antes de Instagram – René Burri

Feliz sábado amigos de la poesía en imágenes, hoy y gracias a la página de Tumblr The Elusive Muse presento al fotógrafo suizo René Burri con su mirada en blanco y negro de Argentina.

René Burri – Provincia de Salta Argentina, 1958

La vida de campo está hecha de animales salvajes y una cofradía de solitarios.

René Burri – La Pampa, Estancia Marianita Argentina, 1958

La domadura de bestias convierte al hombre, luego el caballo enseña al gaucho.

René Burri – Estancia Marianita Argentina, 1958

La vida cotidiana en las haciendas parece pintoresca y turística, sin embargo para ellos es su vida.

René Burri – Provincia de Mendoza, estancia CHIRIPA 1958

Donde deja marcas el hombre, también deja parte de si.

You are not real

Vex Voir – figura.nyc

Pintarrajeada en grafito
[noir, gris, sombre, pénombre]
en escala de grises
[toutes les couleurs de la femme]
de forma feroz
[avec faim]
ligera y alucinante
[lumières sur la peau]
cuajada lentamente
[la lune décroissante]
viva, vivible, vivaz.

Voluble y mágica
[comme la mer de la tranquillité]
delgada figura
[comme des couteaux la nuit]
de bella hermosura
[comme des griffes d’amour]
compleja, dispersa
[fantastique, unique, réel]
imagen, imán, mujer
[acier inoxydable dans le désert]
todas en una.

Seguir

Emilia – figura.nyc

Cómo mueren los deseos
[a qué te refieres con la muerte]
entre sus costillas alzadas
[a mis ojos, a mi sangre, a mis deseos]
en el borde de sus pechos.

Una vez muertos o dados por idos
[recorren las líneas de sus curvas]
suspiras entre las sombras
[tuerces tu cerebro en cada relieve]
esperas por la luz en tu boca.

Entierras uno a uno en su cuerpo
[cómo clavas deseos, como estacas]
desde la llanura de su garganta
[a veces cito conversaciones mentales]
hasta la desembocadura de su ombligo.

Sus torres sucumben cuando la boca en labios
[habla el lenguaje de los gemidos]
Abre las puertas, las piernas, las caderas
[dicta cátedra de placer y olvido]
Y el mar sigue su curso cuando la olas dicen más.

Mujer

Emilia – figura.nyc

Eres llanura,
conquisto tu ombligo
en el sudor
de tus manos frías,
en el temblor
ambos embarcados.

Eres piel y carne,
seduces mi bandera
la cual clavo
mil veces,
no eres premio,
no eres recompensa,
eres revolución
eres vida.

Eres ese verbo
hecho
boca y labios,
abrazo eterno,
permanencia,
pertenencia,
hogar
de caderas
para mis manos.

Eres la razón
de la no rutina,
de la alegría,
del amor
y sus consecuencias.