Historia de amor, de negro, diez de Enero


Vestía de negro y brillaba,

ceñido a sus piernas el color,

podía flotar camino al encuentro

su sonrisa era el sol “in advance.”
Apenas entró al vehículo

con los violines de Martynov,

podía sentir el “Come In”

un beso nos dio la bienvenida.
Apagué el car stereo y su acento

convulsionó mis ojos, aún pequeños,

saltaban queriendo salir del impacto,

la besé como nunca pensé hacerlo.
Diez de Enero en su boca es un beso

tan largo como los días anteriores,

como los días venideros, como ella,

entre mis brazos aquel único día.

Anuncios

Historia de amor, la mañana, diez de Enero


La mañana tenía aromas de su boca,

[era mirar un beso descubierto]

fresca, desconocida y hambrienta.

[una brisa confundía mi lengua]
El sol abufandado de edificios

[se enredaba entre el concreto del pavimento]

nos miraba de rebote por los ventanales.

[nuestros besos eran la rosa cromática]
Sus ojos eran otra boca, dulce vidriera

[yo vi correr en el fondo la alegría]

de espasmos y llantos, olía a amor.

[latía todo entre su lengua de amor]
Nos besamos y ahí supimos de suspiros

[aprender el sabor de la mañana]

ese devenir de los orgasmos del alma.

[reconocernos parte del otro, toda la boca]

Volar

Yo quería volar sobre ella,
ser la sombra engulléndola
el ave regresando del vacío
con el hambre del cielo,
la quería sola, egoísmo nuestro
abriendo sus alas, sus brazos,
pintar sus pechos con un millón de bocas.

Hacer en su vientre un concierto
al aire libre y arder los maderos,
prendernos fuego a contra viento,
desafinar en las notas risueñas,
ahogar cada tecla en tus caderas,
montar un espectáculo pirotécnico
con el juego de los colores en las manos.

Desnudos, si desnudos, rozarnos,
sentir el pulso hundiendo el letargo,
chuparnos dulces, almíbar de cuerpos
devorados en una cama de algodón,
volver a la adolescencia de los sentidos,
jugar a escondernos en nosotros,
sin contar hasta tres, salir y darnos un beso.

Dibujarnos y rompernos en ese instante,
lanzar acuarela sobre los recuerdos,
ser de oro y plata, fundir los metales
con sus ejes de sangre y volar como antes
cuando éramos ángeles cantando al amor,
soñar que era cierto este sueño sideral,
volver a cerrar los ojos y despertar.

Islandia

image

Nacen donde un pedazo del paraíso
fue vertido sobre el mar color carbón
y las lenguas hambrientas
del hombre del frío.

Unidos a fuerza de las olas de fuego,
de ciertos escollos de la naturaleza
nacieron sus montañas.

En cada hondonada
el agua de los deshielos
forjó ríos de color piedra y musgo.

Nadaban contra el viento
los caprinos y bovinos inocentes,
su carne alimentó a marinos
y el mar dio de comer a la nación.

Pero eso es historia
triste entre sus libros,
sólo huesos quedan
de esas ballenas
de fábricas y faenadoras.

Su mundo se sostiene
en el eco de sus voces
y un Rimur defiende
la cultura de sus próceres.

Newspaper

image

Leo atento las noticias de papel,
frágiles verdades se desnudan,
su piel bien redactada a granel
recoge informaciones que abruman.

Paso página humedeciendo mis dedos,
algo de tinta ruega engrecerme
y quién soy para impedir su naturaleza
de testigo, ojos de letras insertadas.

Hablo tímidamente y la voz es arrullo,
voy meciendo las palabras y su impacto
recala en mi frente y aparecen mis ojos,
saltan de asombro en cada frase.

Leo textual, sección Poesía, autor: anónimo

Si pudiera escribir sobre tu piel
las noticias del amor y la vida,
hablaría del sucumbir pueril
de mis manos sobre tus rodillas.

Y aunque suene ridículo las besaría
hasta dejarlas advertidas,
aquí empieza mi soberanía
que se extenderá por toda tu fisonomía.

Abriré un paréntesis en tus piernas,
desbordante lozanía,
hundiré la mirada perdida
ahora les toca a mis piernas flectarse más.

Increíble dicotomía bajar para ascender,
clavarse como animal caprino
con pezuñas y dientes, morder el pasto,
en cada risco gozar el roce de las piedras.

En lo alto un eco agita la tierra, letanía,
una secuencia de imágenes escapan
de su boca a mi cuerpo lleno de luces,
brillas conmigo aún sin llegar a lo profundo.

image
George Pitts - Kelsey Dylan

Ahora creo más en las policiales,
ejecutan su información detectivesca
con manos llenas de sangre, amores pasionales
envuelven la vida y la muerte en una gresca.

Tranquilidad esperaba encontrar
al saber de negocios y arte, sin embargo,
me revelan fotografías de una mujer
desnuda con un fondo de noticias.

Ininteligibles en su data y veracidad,
ahora entiendo al carnicero cercano acá,
envuelve en noticias frescas
toda la carne que devora la humanidad.

Muchas letras y nada de fondo,
cierro el periódico en esta oportunidad,
no queda más que respirar hondo,
pan y circo como los romanos en sociedad.

Andrómeda V

96d9db75-7175-4c93-97f9-22b6660bf406
Andromeda by Sir Edward John Poynter, 1869

 

Acto quinto

Perseo y Andrómeda

Argos nos recibe como nuestro hogar sagrado,
así nuestra hermosa primogénita Gorgófone,
y los Perseidas serán una huella eterna de amor,
reinarán más allá de nuestros sueños y tierras.

Micenas gran obra de nuestra descendencia
gobernada por los hijos de los hijos,
se suceden la corona de Atreo y gobiernan
con justicia, mi casta de reyes y titanes es infinita.

Hoy que no estás mi amada Andrómeda,
todos te pueden ver y guiar si miran al cielo,
convertida en constelación, eres aún más grande
que el mismo amor con el cual poblanos Micenas.

A medias…

image
Amma Babar by Rizwan ul Haq

A medio velo
a media luz
una mujer pakistaní
no teme al lente
sabe de balas y morteros
le teme a la noche
iluminada por bombas
al flash de la cámara, ella, hipnotiza.

A media mirada, todo,
quién podría de noche pensar
sobre los dolores de sobrevivientes
sobre los enteros de humanidad
mutilados por esquirlas,
esa mirada entera es una súplica.

A media exposición de luz,
por las rendijas ella mira el cielo,
lo prefiere oscuro como sus ojos,
donde toda luz es amor, si amor,
la guerra destruye todo, sólo,
el amor vuelve con piedras.

A medias la vida, no conocerá otra,
por más visitas tenga la imagen,
y en cada uno de sus reblogueos,
aún con cien poemas más,
ella seguirá viviendo a medias,
aunque nosotros la imaginemos entera.

TeVe

image
Darfur, Siria, Vietnam, Alemania

Yo vi las guerras por TV
de esas donde la sangre se compra,
es de azúcar así no más,
las balas sólo efectos especiales,
nadie muere una vez la apagas
todos vuelven a casa.

Eran actores millonarios
con dobles de primera y segunda guerra,
nunca han tomado un arma,
han muerto tantas veces
y matado cientos de miles
sin volver a cargar un guión.

Desde Tomny hasta Pinky
y el niño del tambor he visto en sus ojos,
el desamparo televisivo de las guerras,
porque nadie vuelve a llamar
a esos niños actores,
por más connotados hayan sido sus papeles.

Porque han muerto millones
su sangre podría volver al mar rojo,
de los extras no quedan vivos
los recuerdos sepultados y cremados,
hacen de nuestro día a día
otro programa nuevo en la TV.

Baguette

image
Will Norris, le petit parisien 1952

Conmovido por esta imagen,
majestuosa instantánea
de un chico parisino
y su gran cometido.

No sabemos si corre a casa,
simplemente su alegría evidencia,
la empresa se ha llevado a cabo
un gran baguette parece banquete.

Todo a favor de sus ansias,
despejado el camino,
claro el lente del artista,
la felicidad es mutua.

Un recuerdo encontrado
en este mundo apresurado y virtual
con la misma rapidez de ese niño
se acaba mi poema.