Andrómeda V

96d9db75-7175-4c93-97f9-22b6660bf406
Andromeda by Sir Edward John Poynter, 1869

 

Acto quinto

Perseo y Andrómeda

Argos nos recibe como nuestro hogar sagrado,
así nuestra hermosa primogénita Gorgófone,
y los Perseidas serán una huella eterna de amor,
reinarán más allá de nuestros sueños y tierras.

Micenas gran obra de nuestra descendencia
gobernada por los hijos de los hijos,
se suceden la corona de Atreo y gobiernan
con justicia, mi casta de reyes y titanes es infinita.

Hoy que no estás mi amada Andrómeda,
todos te pueden ver y guiar si miran al cielo,
convertida en constelación, eres aún más grande
que el mismo amor con el cual poblanos Micenas.

Anuncios

Andrómeda IV

96d9db75-7175-4c93-97f9-22b6660bf406
Andromeda by Sir Edward John Poynter, 1869

 

Acto cuarto

Perseo y Agénor

No hay reino alguno en mi contra,
sabrán por mis manos donde la fuerza
de mil hombres el amor empuña,
arrasaré con todo linaje de ser necesario.

Agénor ven y resolvamos esta afrenta,
llevo el corazón de Andrómeda en mi pecho,
bajé a los mares de Poseidón y luché con Ceto,
no habrá hombre en la tierra que se interponga.

Porto la cabeza de Medusa en mis alforjas,
huestes caerán por tu porfía y desdén,
convertiré en piedra a quien ose enfrentarme,
incluso a tu fina investidura de príncipe.

Andrómeda III

96d9db75-7175-4c93-97f9-22b6660bf406
Andromeda by Sir Edward John Poynter, 1869

Acto tres

Cefeo y Casiopea

Hija, debemos cumplir nuestras promesas,
serás desposada por Agénor el príncipe,
de esa alianza y estirpe haremos grande
nuestro reino entre la tierra y el Olimpo.

Perseo y su hidalguía nos sobrepasó
sólo accedimos para salvarte de la muerte
que era lo único seguro hasta su astucia
con la cabeza de Medusa y el fin de Ceto.

Ahora ven y acude a la ceremonia
consagramos en este pacto nuestro,
no seas altiva y deja el amor para Agénor,
el será por siempre el dueño de tu honor.

Andromeda II

96d9db75-7175-4c93-97f9-22b6660bf406
Andromeda by Sir Edward John Poynter, 1869

 

Acto dos

Perseo

He adorado cada pensamiento nacido por ella,
aquí donde el sol siempre brilla
y resplandecen nuestras espadas,
no me quedaré a ver este sentimiento arrancándome la vida.

Bajaré a lo más hondo y desde sus garras
la devolveré al altar de donde nació,
no la quiero muerta y menos fuera de mis brazos,
ven Medusa aún me sirves arma petrificadora.

Ceto, te condeno a hundirte y ser banco de coral
de este mar infestado de envidias,
no hay otra más hermosa que mi Andrómeda,
ya quisieran las Nereidas de Poseidón parecerse.

 

Andrómeda I

96d9db75-7175-4c93-97f9-22b6660bf406
Andromeda by Sir Edward John Poynter, 1869

Acto uno

Hija, ¿Por qué la historia tuve este desenlace?

Dónde los monstruos y sus fauces
se servirán de tu alhajada belleza
porque el mar así lo ordenó
hoy sufriremos tu partida.

El Olimpo se cae a pedazos y los dioses
pasan a ser simples mortales
con la excusa de devolverles, sus vidas,
y la tuya esposada aguarda su final.

No,  Perseo, no acudas al rescate,
sobre los ojos de Poseidón la venganza aguarda
su filoso tridente nos reclama
la hermosura de Andrómeda.