Lilith ( I )

Dónde estás mujer libre en todas las mujeres
busco con el afán posesivo obviamente
te niegas por orgullo
me ciegas cuando hurgo
te cierras por duro
me tientas cuando logro
por fin dormir entre tus piernas.

Ese perfume lleva mi ropa
te cuelas por la nariz.
te cuelgas por ahí
ese delirio me azota.

Entonces dónde debo hallar a esa mujer
cuando en las demás duerme
te ofreces en las esquinas
me doblas la apuesta
te corres enloquecida
me perturba tu respuesta
por fin duermo entre tus piernas.

Esas luces elevan mi prosa
te tuerces y yo aprendiz
te esfuerzas en hacerme feliz
ese aullido me roza.

Dónde estás cuando el sol aparece
bajo las sábanas un silencio ebrio no responde
te riegas con una sonrisa
me sientas del espanto
te friegas contra mi impericia
me asientas con un mirada
por fin puedo morir entre tus piernas.

Esa locura tuya me despierta
te enfureces cuando oyes música de burdel
te duermes nuevamente
esa abulia hermosa de conocerte.

Anuncios

Aún por comenzar…(I)

Moebius – Diosa

Era bella y adornaba cada rincón de la galaxia. Las plegarias duraban días y a veces semanas, planetas explotaban fuera del espiral y nuestros enemigos aplacados solamente por la fe, no se daban cuenta del ataque, hipnóticas ondas de cánticos adormecían egos nadie lograba repeler esta forma de ataque y defensa.

La paz reinaba y todos acudían a orar por ella. Sus milagros cruzaban como rayos de voces y nadie quedaba ajeno a las posibilidades de extender ese sosiego forzado. Muchos consejos galácticos aprobaban afiliarse a esta nueva religión de paz y destrucción, así lograban no ser desintegrados y también guiar la fe en su propio beneficio.

Luego la oscuridad comenzó a vibrar entre nosotros, cada ser era refugio y hogar para esa sombra despegada de nuestras almas, tal cual y sin advertir éramos nosotros mismos, la dualidad negativa emergiendo y apartándonos de la fe.

A la Diosa.

Fuiste ríos, llanto de cielo y luz eterna,

desafíamos cada estrella

hasta tu llegada,

hoy te devolvemos el poder

otrora lago de fe y oración.

Aún quedan pósters con partes de las máximas de la Diosa y ahora parecen poemas tristes, vacíos, sin vitalidad, faciles de olvidar y con ello arrancar todo vestigio de la pureza de nuestra fuerza mágica, esa misma que nos había salvado mil estrellas antes, ahora nos despojaba y replegaba a un alegato de locura masiva, genuinos hipócritas venidos a más, sin poder de autoconvencimiento.

Aún por comenzar…

Moebius

Esta historia aún no empieza y debo contarles más menos por dónde y hacia dónde va.

Vivíamos felices en nuestra estrella, no la de la caja por supuesto, eso es un souvenir que venden como recuerdo, imaginen, toda nuestra vida en una caja. O sea no tienen idea de lo que éramos capaces de hacer con sólo pensar.

Moebius

Pero nos descubrieron, las piedras arcanas y la legión del destino originó nuestra desgracia celestial, tal cual, cayó el cielo y arrancamos hacia las profundidades de los mil mares, nadie podía llegar ahí, sin embargo, nunca ceden aún con advertencias.

Moebius

Luego de eso, no hubo lugar donde escondernos, hasta las sombras se alejaban de nosotros, entienden a qué me refiero, sin darnos cuenta éramos cazados pero nunca exhibidos, la persecución tuvo fecha de inicio pero nunca, nunca de termino.

Fue tan violento que nos delatábamos entre los pocos sobrevivientes, era inconcebible después de centurias y haber sido miles de millones ahora nómadas formábamos clanes para encubrir nuestras antiguas alianzas con el mar, el bosque y las montañas.

Moebius

Al final de esta primera etapa de aniquilación nos volvimos artistas en distintas disciplinas y viajábamos con el objetivo de sobrevivir, de dejar la mente en otra parte, en el cuerpo dolía todo lo parecido a recuerdos.

Algunos portábamos belleza sin igual y eso nos daba ciertas garantías, de vez en cuando caíamos en la mirada obscena y recibíamos a cambio algo de libertad, asquerosa forma de mirar las lunas septentrionales y llorar estrellas para el frío de sus deseos.

Continuará…

Laguna

Photography by Finch Linden

El reflejo sincero del agua
esculpe sombras
donde el alma no se haya.

Escribe con los dedos
repeticiones en ondas acumulables
y vagas.

Sobre todo cuando nada
interrumpe la grácil comunicación
de lo obvio.

Lo perverso del espejo de agua
no está en admitir lo que no se ve,
más bien persiste.

Quiera usted osar romper
el reflejo de su alter ego
y la idolatría de sus entrañas.

Historia de amor, amada para un loco, veintinueve de marzo

Las callecitas del metro
tienen ese que sé yo
los garzones te saludan
vení, gozá, viví
vení, volá, Bibi
Y yo sólo me acuerdo de vos
que me decís sos un loco amor.

El tipo de las frutas me ofrece
medio melón y un mate
y yo le digo para un mate amargo
el dulce soy yo
así de loco.

Subo por las escaleras
y ahí estás con tus Rulitos
adornando toda esa belleza
yo destapo una sonrisa
y te miro desde lejos
como quien mira
la luna y las estrellas.

Me acerco a vos y reís, si reís,
sólo vos me ves
y yo simplemente soy feliz
de esta locura llamada amor.

Te beso, me besas y nos perdonamos,
abrazados con las bolsitas del super
caminamos y más nos amamos,
porque esta locura la llevamos los dos.

Te dejo a medio camino, a media calle,
veo como las curvas se van de mis manos,
y sé que estoy loco por dejarte partir,
debería ser más piantao y llevarte a vivir.

Vení amor
Volá conmigo,

Loca ella de amor
Loco yo
Locos los dos.

Triste realidad

Esta historia desarrolla
sus dramas al interior de las casas,
no verás la sombra de una mano,
solamente sentirás la oscuridad
de tu alma gemela.

La acción es una rutina bien lograda,
el librero sigue sus protocolos,
no hay buenos días, sólo ruidos guturales de disconformidad a la pareja que tienes por mujer e hijas o hijos.

Al mediodía los portazos vuelven a atormentar la paz sin su presencia,
pero como parece poco ensuciamos al almorzar o merenderar, total pensará, ella está para eso en casa mientras trabajo.

Pasemos a la cena, el rito del, todos callados porque quiero descansar, de ustedes y la total falta de agradecimiento, entonces se levanta primero sin siquiera compartir las actividades de su familia.

La noche es fría por principios,
ven que tengo ganas o dirás excusas,
ven luego, tienes todo el día para limpiar,
ya duérmete, que ni para esto sirves,
un día de estos te dejaré en la calle.

Sin embargo la noche no puede dormir, desvela en los ojos de cada mujer,
a veces por falta de confianza y miedo,
otras porque hasta su propia familia
cierra puertas, tapa ojos y oídos.

Un cuento de siempre

Cuántas veces escuchaste
— tendrá sus razones —
pero porque seguir soportando
— no te conformas nunca —
la misma y peligrosa canción
— algo habrás hecho —
no basta con taparte los oídos.

Cuántas mujeres callan
— cuando la casa llora —
el miedo habita desde la sala
— ni la radio acalla su dolor –
pasa por la cocina hasta la cama
— más bien es un sedante —
no basta poner la mejilla.

Cuántas familias escuchan
— a todas les pasa hija —
pero dan palmadas en la espalda
— mejor reza por su compasión —
donde el alma enfría la vida
— la del hombre por supuesto —
no basta escuchar y hacer nada

Cuántas amigas envidian
— tienes de todo en casa —
esa silenciosa y dura posición
— ni siquiera sabes lo que es —
en donde todo parece un vaso de leche
— soportar la cama sabor a hiel —
no basta pensar y mirar lejos la realidad.

A la muerta
la queremos viva
en nuestra memoria.

A la oprimida
la necesitamos libre
para que viva.

A la libre
la queremos digna
para que nos enseñe amar.

Al amor
lo necesitamos mujer
porque es la manera de agradecer,
o acaso eres hijo de probeta hombre.

Poema de sábado 09-06 (III)

El cielo se prepara aún de día y agita su pecho florido de estrellas por nosotros, entonces quieres ver el espectáculo de luces y fuego.

Te pones mirando hacia el infinito, apoyo tu espalda con mi cuerpo, tu corres montada en locura y sientes el resplandor cuando cabalgas.

Te abres más,

Eres luz

Un ritmo sin fin

El sol nos visita también.

Las estrellas gimen cada vez más fuerte y somos coro al unisono, siento el estallido dentro y llueven en tu pecho, en tu vientre, en tu sexo.

La caída es estrepitosa, nos desbarata, nos embargo el corazón, enmudece hasta el alma ese instante único y nos une más, desde dentro, desde el amor.

Poema de sábado 09-06 (II)

No tenemos donde escapar, atrapados en el otro, regocijados de sentir igual y querer vivir al ritmo del amor, te atrapa una sensación infinita.

No dejamos de mirarnos, tus caderas y mis caderas se encuentran, el roce las une y separa raudas, en paralelo acoplan sentidos y aguardan.

Los temblores comienzan en los ojos, el alma escapa por fin, nos libera como seres de amor y permite sentir todo lo que el amor hace posible.

Los cuerpos una vez ungidos por la gracia del sexo y humedecidos por la esencia del amor corren libres, ya podemos volar sobre nosotros.

Poema de sábado 09-06 (I)

Somos música que acude a cada rincón del cuerpo, corre rápido por las venas y ensalza los sentidos, delirios acompasados de pasión.

Torcemos el cuerpo, nos envuelve un vértigo dulce desde los labios, entro, salgo y vuelvo a entrar, tu voz se quiebra y yo respiro sobre tu cabello.

Giramos sobre la cama y te quedas mirándome, gritas todo tu amor y muerdes mi pecho, busco tus ojos y también deseo morder tu pecho.

El sudor nos cubre por completo y la felicidad tiembla, sentimos la pronta llegada hasta los bordes de la piel, ese eco del alma llamado orgasmos. Más.