¿ Dónde están las flores ?

Dónde están cuando más las necesito,
en un beso urgido de vida
o en la comisura de tu corazón,
acaso en los bordes de tu alma.

Dónde están tus labios,
apurados con las horas
deberé correr el velo del día,
tomar tu cara con ambas manos,
y morder el rojo de tus pétalos.

Dónde están las flores,
por más desnuda en tu cama
explore el sentido del origen
y vuelva desde tu sexo,
hasta tu rostro húmedo de amor.

Dónde estamos,
en la frontera de un parque
entre el carmín natural y fragante,
o en el magenta de una camisa
un hermoso viernes en Santa Ana.

Anuncios

Triste realidad

Esta historia desarrolla
sus dramas al interior de las casas,
no verás la sombra de una mano,
solamente sentirás la oscuridad
de tu alma gemela.

La acción es una rutina bien lograda,
el librero sigue sus protocolos,
no hay buenos días, sólo ruidos guturales de disconformidad a la pareja que tienes por mujer e hijas o hijos.

Al mediodía los portazos vuelven a atormentar la paz sin su presencia,
pero como parece poco ensuciamos al almorzar o merenderar, total pensará, ella está para eso en casa mientras trabajo.

Pasemos a la cena, el rito del, todos callados porque quiero descansar, de ustedes y la total falta de agradecimiento, entonces se levanta primero sin siquiera compartir las actividades de su familia.

La noche es fría por principios,
ven que tengo ganas o dirás excusas,
ven luego, tienes todo el día para limpiar,
ya duérmete, que ni para esto sirves,
un día de estos te dejaré en la calle.

Sin embargo la noche no puede dormir, desvela en los ojos de cada mujer,
a veces por falta de confianza y miedo,
otras porque hasta su propia familia
cierra puertas, tapa ojos y oídos.

Poema de sábado 09-06 (III)

El cielo se prepara aún de día y agita su pecho florido de estrellas por nosotros, entonces quieres ver el espectáculo de luces y fuego.

Te pones mirando hacia el infinito, apoyo tu espalda con mi cuerpo, tu corres montada en locura y sientes el resplandor cuando cabalgas.

Te abres más,

Eres luz

Un ritmo sin fin

El sol nos visita también.

Las estrellas gimen cada vez más fuerte y somos coro al unisono, siento el estallido dentro y llueven en tu pecho, en tu vientre, en tu sexo.

La caída es estrepitosa, nos desbarata, nos embargo el corazón, enmudece hasta el alma ese instante único y nos une más, desde dentro, desde el amor.

Llegué

Fuí raíz de sus palabras amarillas
pétalos / corazón de polen / amor
escuché los pistilos cimbrar
todo era ellas y mí andar buscándolas.

Arena y tierra aman más
viento / mar incansable / dunas
la sagrada familia de las flores
pervive en esta imagen.

Son un camino de soles
retazos / estrellas al viento / amores
la excepción de la regla
ese zigzag en medio del desierto.

Cuando llegué me estaban mirando
fieles / distantes entre sí / felices
de ser aún desierto florido
en este incipiente otoño.

Silencio, parte dos

Incluyo esta excepcional pieza musical para acompañar mis palabras.

​Íbamos a ser hojas entrelazadas, eternas, perenes, billantes ante los demás, nuestras ramas amantes,nos llevarían hasta el cielo por las noches desnudas, queríamos amarnos bajo la luna cuando se abre como flor.

Íbamos a ser primavera y viajar con el viento, conocer el mar de su boca, de su sal, de sus nubes, en la hondonada tristeza reiríamos como locos, dos locos, el eco sería tal que jamás sabrían cuántos éramos al empezar.

Íbamos a ser una danza de arce y abeto, nos llamarían Stradivarius, podríamos ser recordados por centurias, ensimismadas, escuchándonos, todo ese río de savia nos llevaría a soñar todo lo posible, encordados y forjados entre capas de barniz junto a la pasión.

Íbamos a ser amantes desde las raíces hasta la copa, frondosos, nos abrazaríamos toda la vida, lustrosos y bestiales, arrojados al cielo, los nidos sucumbirían con nuestra historia de amor y vivirían, miles de momentos más acuñados entre el verdor y el amor.

Íbamos a ser tantas cosas, desde semillas que nos venimos amando, desde la concepción misma como dos grandes árboles, solamente que nadie les dijo, no tuvieron tiempo de avisar y avizorar, que nacimos con una cordillera entre las costillas separándonos de por vida.

Historia de amor, nerviosos besos, diez de Enero.


Ambos estábamos nerviosos,

mi boca no esbozaba palabra alguna

todo me lo decían sus ojos,

un beso nos llevó a la luna.
Aunque un sol gozoso nos giraba, dentro,

nuestros labios humedecían nerviosos

la fragilidad de las palabras en mi lengua,

ardían todos los miedos en una hoguera.
Mi poema de los nerviosos entra

por los ojos vidriosos de alegría,

besa toda su boca y no sabemos más,

habla el alma enmudecida de pasión.
La besé de los nervios, la amé en un beso,

no solté sus labios y aprendí con ella,

todas las palabras no dichas eran,

un millón de besos y muchos más.

Llegar

Artist, Brad Kunkle, #illustration

Huyo de ti en mi,

voy en viaje,

aunque subas por las escaleras,

recorras pasillos,

golpeando puertas

y sepas que estoy,

contestaré después.
Abriré una ventana pequeña

admirando el cielo propio,

contaré estrellas,

hablando con la luna

sobre sueños montados

en fugaces momentos

que brillaron como sus hermanas.
Me vestiré desnuda en un espejo,

algo de afuera siempre entra,

hablaré con la belleza interior,

sobre cosas cargadas con sus voces.
Cuando abra la puerta no te quiero ver,

debo llevarte de amuleto,

el amor es una especie, extinta, quemada,

atrapada por otros, deshojadas margaritas,

un camino llamado vida, desvanece todo.
Dónde estás, no llegan tus rosas,

el perfume de tu alma, no me digas,

tratas de imitar mis pasos,

encerrado quedarás, entimismado,

adentro y sin espejos no podrás verte,

encontrar tus ventanas, tú hablas solo.
Te dejo en tu paz y ese bendito pequeño gigante,

el ego sabrá llenarte de flores sin perfume,

robar años que son segundos en otras conciencias,

morir antes de volver a ser niño.