Imaginario en construcción

Descubrimos la roca, rompemos la roca, hacemos otra roca, vivimos en la roca.

Anuncios

Historia de amor, cuándo, trece de enero

Cuando nos abrazamos pude sentir el calor del sol permeando mí alma.

Cuando nos besamos las flores eran bañadas de calidez y la fragancia de ellas brotaba desde nuestras bocas.

Cuando nos miramos el mar distante mojaba nuestros pies y sentíamos la fuerza de sus olas subiendo hasta la espalda.

Cuando nos tocábamos la tierra se abría y junto con ella éramos puente vibrando en cada movimiento.

Cuando bailamos hicimos un flashmob y todos repetían nuestros pasos, alegres, urgidos de alzarnos en el aire.

Cuando nos separamos éramos ríos sin querer llegar al mar, sin querer esparcirnos entre la multitud, sin querer partir cada uno a su otra vida.

Desnuda

Ella se desnuda,
[las luces color miel]
la piel recorre kilómetros,
[transitan etéreas el aire]
una vez en mis ojos,
[transforman el deseo]
entra por mis venas.

Ella se desnuda,
[invaden el oro su piel]
sus lunares me desanudan
[la búsqueda incesante]
la imagen perfecta
[Klimt la hubiera hecho arte]
mis rodillas se flectan.

Ella se desnuda
[el piano recita sus pasiones]
las palabras en caravana
[no se detiene porque ella es lejana]
conquistan la osadía
[sus blancas y negras armonía]
de su piel en primavera.

Ella se desnuda
[sus señales color canela]
comunica con silencios
[uno que otro recuerdo de infancia]
los deseos de la sangre
[se refugia en de su piel mi adoración]
los mismos que guardo para ella.

Casi triste

Llegar a casa, encontrar una mujer,
– irreconocible con el tiempo –
estancada en las figuras del pasado
– desgastada relación de dos –
aún vistiendo los ochentas únicos
– paralelismo de pensamientos –
queriendo ser la que ya no es.

El mismo tapiz del sofá
– una piel ajada de tanto ver –
las mismas cortinas a medio filo
– caricias del sol en las tardes –
las lámparas tenues de tan tristes
– todos los días casi muertos al llegar –
como sus besos hechos de nada.

Ir a la cama y amar por el ejercicio,
– ese vacío no logras llenar con sudor –
esforzarse por parecer auténtico
– febril idea que no satisface –
cada roce, cada goce ensayado
– callar cuando amerita el hastío –
simular besos y caricias añejas.

Volver a tu lado de la cama y morir
– hacer de la infinitud martirio –
contarle a los sentidos dónde estás
– tragar y beber la oscura noche –
cuándo perdiste el camino hacia ella
– vomitar al amanecer la tristeza –
habrá vuelta atrás para ser feliz.

Mar, mi mar

Abres los ojos
sientes / respiras / tiemblas
ante la inmensidad,
mirada inquieta
trata / exacerba / inclina
se pierde en el esponjoso horizonte.

El vaivén de las olas
hipnotiza / enceguece / alienta
abre escotillas y permea,
la fragilidad de la embarcación,
no impide su travesía,
proa / babor / estribor / popa
el mástil y el capitán,
se hunden hasta el fondo.

Es bravío el mar y sus insinuaciones
invita / atrapa / abre / espirales
nada del azar está en el mar
locura / desquicio / compenetración
las olas una a una mojan,
quietud antes del descalabro,
crujen / desdoblan / ahogan
un quejido anuncia la desazón.

Quebradas las velas
a merced de la misteriosa
benevolencia infinita
murmullo / confesión / silencio
soñaste que eras uno con el mar
mientras te hundías feliz
victorioso / noble / dichoso
respiras agua y nadas dentro,
esa claridad de la muerte pequeña.