image

Sabrá Martynov lo dulce
de sus labios, cuando escuchamos
los violines, tratando de ensalzar
cada beso que nos dábamos.

Cada nota sinuosa colándose
por las comisuras de los te amo,
abrazados a los labios
un arpegio de besos sonaban.

Nos miraban los músicos, “molto felice”,
en la punta de las lenguas, vibraban
los tonos más agudos y el eco,
nuestros besos al compás del amor.

Volvían seduciendo con su paz de cuerdas,
el corazón entre nuestros dedos,
de pentagrama teníamos la piel,
sentíamos la tinta hundiéndose hasta el alma.

Anuncios

4 comentarios sobre “Historia de amor, música, diez de Enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s