Sal

Foto de Poetas Nuevos

Encontré la sal,
su camino
es una ola,
entra y despierta
a patos, gansos,
también a la paz.

El sol paciente
habla con el agua,
surge
blanca,
cristalina,
pura,
también tranquilidad.

Es una montaña
de sabor original,
de trabajo artesanal,
de aire de campo,
también de mar.

Anuncios

Bosque pequeño

Viene del sur a pie, camina lento y hace pequeño los senderos, las olas atraen a los pinos y eucaliptus, o, quién estaba primero.

El mar miraba al bosque y ansiaba oír su canto de ramas, viento y verdor, enviaba besos de Cahuil con la brisa mañanera.

Las dunas siempre han sido ese paredón de arena y desesperación, ahí crecen las rosas blancas de espuma.

Ahí perecen los besos sabor a sal y la mirada verde y angustiante del bosque pequeño, del bosque de mar y del bosque de arena.

Mi Instagram 2017 parte dos

Para febrero aún el calor reinaba en mí.

https://www.instagram.com/p/BRQVBmPj1h8/

https://www.instagram.com/p/BRQ_0UVjAS4/

102…

Nadie me invitó a esta fiesta,

ni la vida, ni la tierra,

llegué sin grandezas,

de ahora en adelante seré una piedra,

ni un sijo que escribe,

ni una Parra que recuerden.

Nica quiero concejales en mi casa,

para eso tengo mi perro,

Hans Ehrmann sabio,

da consejos cuando ladra,

también “cuando calla porque

nunca está ausente.”

Normandia y el día D

ya no sé cuando cumpliré

los ciento y tres,

me quedo mejor callado,

regando mis ojos con poemas,

antipoemas para ser exactos,

no vaya a ser que me pille,

ustedes saben, el de arriba.

Pa’ todos los lectores, no se pierdan,

conmigo no hay alabanzas certeras,

tampoco cartas de contrabando,

ya casi ni leo si no es de memoria

y de lo que me acuerdo, además,

quién llega a los ciento dos cuerdo.

Rabioso nunca, contemplativo siempre,

los ojos del alma siempre quieren ver

la trastienda de la vida y sacar flores

desde la chistera de los años, tengo mis trucos,

ustedes todos que los saben, vengan cuando quieran,

total no los atenderé, sólo a Paula.

Historia de amor, nerviosos besos, diez de Enero.


Ambos estábamos nerviosos,

mi boca no esbozaba palabra alguna

todo me lo decían sus ojos,

un beso nos llevó a la luna.
Aunque un sol gozoso nos giraba, dentro,

nuestros labios humedecían nerviosos

la fragilidad de las palabras en mi lengua,

ardían todos los miedos en una hoguera.
Mi poema de los nerviosos entra

por los ojos vidriosos de alegría,

besa toda su boca y no sabemos más,

habla el alma enmudecida de pasión.
La besé de los nervios, la amé en un beso,

no solté sus labios y aprendí con ella,

todas las palabras no dichas eran,

un millón de besos y muchos más.

Instagram XXVII

Buenos días a todos los que también siguen mi cuenta de Instagram.

View this post on Instagram

Se parece a ti…

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

¿A quién se parece?…

View this post on Instagram

Beso el aire, apareces en mis labios.

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Los besos…

El sol es un poema que nació a través esa imagen.

View this post on Instagram

Hice un poema…

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Sobre las fotos tomadas con mi smartphone

Desde el Arca de Pin…

Sabrán que hago colaboraciones con los chicos de El Arca de Pin y como no me puedo quedar tranquilo he copiado el enlace y comparto además con ustedes:

http://elarcadepin.com/blog-invitado-poetas-nuevos-ii/

Gracias nuevamente al equipo por recibir a bien mis inspiraciones y mayormente por compartir su magia en La Cita de los Jueves como la sección El carrete en donde siempre encuentro una fuente de inspiración.

 

Gracias a todos

 

 

 

 

 

Historia de amor, relato surrealista parte tres final, diez de Enero

image

Faltó mordernos, pellizcarnos,
aunque nos abrazamos y lloramos,
cada beso con su latido,
faltó la selfie, pero, el amor suplió todo,
dejarnos un souvenir tangible, esos nos faltó.

Faltó los urras de los que pasaban a esa hora,
sus ojos nos gritaban con ese silencio hermoso,
su andar en cámara lenta, para observar,
la marea de los besos y el vaivén de tu cabello,
el revoloteo de nuestras manos, comprobando
la ciencia del roce y el rugir de los cuerpos.

Faltó escondernos en ese bolsillo del corazón,
llevarnos entre las ropas interiores, ebullición,
conocer el viaje de las manos dentro,
ese masaje del alma ardiente.

Faltó desnudarnos y hacernos el amor,
ahí mismo con el sol de nuestros cuerpos
y tus lunas para mi boca y sed,
seguirnos los instintos, esos gemidos tímidos,
que balbuceaban las bocas de la piel.

Historia de amor, relato surrealista parte dos, diez de Enero

image

Éramos una historia con falta de piel solamente,
un camino sin marcas en las orillas,
con los bordes llenos de amor y mucha ansiedad,
de esa que se acumulan en las vidrieras
cuando sabes que vas a vender todo un embarque
de pasión y amor, pero,
te quedas varado en mal puerto por años
y te das por vencido.

Luego te das cuenta que el amor
nunca ha pasado de moda
y tienes el modelo perfecto
para la persona imperfecta,
y, te miras varias veces en el espejo,
haces tu speech sobre el amor y nada,
cuando estás en frente de ella.

Como fue ese diez de Enero,
qué dices, nada, quedas mudo,
escribes luego mil poemas sobre ese día,
pero justo a esa hora eres todos los sentimientos juntos y a la vez, eres un tobogán,
una montaña rusa,
una de esos autos chocadores,
tanto por la torpeza como la electricidad.

Te sientes como los algodones,inflado de amor,
pero al primero contacto con la boca
te deshaces por la garganta
e inundas el estómago
de esas mismas mariposas ecléticas
de las que te había contado
o habías leído ilusamente.

Piensas que es un sueño,
su boca sabe a sueño,
sus ojos brillan como en los sueños,
te ama como en los sueños, y,
aunque no te dice ¡¡amore mio, non credo!!,
es tu sueño hecho realidad,
esperas también ser su sueño y su realidad.