Jezebel dos

Jezebel, cómo saber dónde te vuelvo a encontrar
has dejado tus tacones y el café frío
en la noche te sentí llorar, eras un río,
te dejé, lo sé, pero no te quería olvidar.

Jezebel, ahora soy yo quien busca en cada bar
y veo a nuestros amigos los ebrios, sombríos
mueren como este corazón, tan tuyo pero mío,
ya quisiera haber partido esa noche lunar.

Jezebel, ¿me recuerdas ahora? no mires hacia atrás,
pueden borrarse los pasos, los dejaste conmigo,
decías que eran para seguirte a donde jamás he ido,
tuve miedo a perderme en tu pecho, en ese mar.

Jezebel, ahora soy yo quien aprende a cantar,
me escondo de su luz, del temido olvido,
por las noches seco mi garganta y les grito
a la luna y sus estrellas, nunca más las vi brillar.

Jezebel, me llevas en tus luces dime que es verdad,
cómo soportabas tanto desprecio y el corazón herido,
cómo llegaste a mi vida o fue el maldito destino,
ese mismo mar con una sonrisa te vio alejar.

Anuncios

Una mujer

He aquí otro recuerdo de mujer hecho poesía.

Poetas Nuevos

image

Imagen de Elena Baca

Una mujer se tuerce
y el mundo se enrosca
puedes escucharla
dentro de una caracola
sabes que es bella
en los dorados de sus piernas.

Una mujer se disuelve
cuando los ríos se secan
esa gota viva nos convierte
en almas viajando a vela
se nos olvida lo pequeña
de la vida bajo su estrella.

Una mujer se enciende
tornasol su piel de flama
guarda en el centro una piedra
nos golpea y se arrepiente
ahoga su llanto de salva
acaricia con paciencia.

Ver la entrada original

Viaje

Este poema algo perdido en el tiempo vuelve con sus sueños.

Poetas Nuevos

Viajé donde el significado es palabra
junto a la lengua y el pensamiento
y viví en un poema hecho de alambres
se torcían en cada curva natural.

Aprendí a nadar con los silencios
en ese lago de palabras escamosas
verdaderos peces de la poesía
esperando por un juglar enamorado.

Conocí árboles recitando desde sus hojas
antes de ser texto en prosa, declamación
hermosa de ramas cantaoras de viento
y raíces dueñas del verbo amado.

Irónicamente la tierra se reía de mi fe
lanzando guijarros al paso de los versos
no había rima posible en este viaje
volver era otro cuento y yo aquí me quedé.

Ver la entrada original

Jezebel

 

Jezebel, no sabía tu nombre hasta que desperté
En el ébano de tu piel,
roce tus labios hasta morder carne sabor a miel
fue ahí donde me encontré
buscándote en otras sombras
riéndome de los pobres del bar
soñando con tus caderas a la luz de las velas

Jezebel, no sabía dónde vivías y a ti llegué,
tu invitación era deseo inundando mis narices,
mi garganta seca de tanto besarte,
arrastrado, tus piernas hacían una cruz con ellas,
dónde perderme mejor que entre tus pechos,
desde ahí podía comerme hasta las estrellas.

Jezebel, no sabía dónde empezaban tus pies,
si eran en mi boca o entre mis dedos abarcándote
conocí tus rodillas empujándome, sintiéndome,
adivinando lo que querías me lanzaste a la cama,
con un shhi en tus ojos, me desnudé
ahí comenzó la noche a brillar, deliraba la Luna
que a toda costa nos quería ver,
así es que también la consentí.

Jezebel, no sabía que la luna te hacía ver sublime
tu piel me hablaba de amores duros y fríos,
tus gemidos anunciaban el perfecto recorrido,
de tus entrañas era un hombre desconocido,
te nombre todas las horas y entre mis brazos
nos hundimos con el sol a espaldas del amor.

Historia de amor, como todos los domingos, diez de Enero

image

Quisiera los domingos diez en mi cama,
llegar a tu esquina sagrada y estacionar
entre sábanas de besos y almohada,
mi boca y la lengua aprendiz.

Abrir la puerta para abrazarnos
a los minutos desde la garganta,
mirarnos amanecer en el otro,
brillar como cada mañana de enero.

Quisiera ser tus ojos en verde,
pasar las veces todas por tus calles,
doblar y atravesar por tu pecho,
llevar mis manos por tu cara,

Abrir la boca sólo para besarte,
fue poco lo que dije y te miraba,
desde el Costanera te esperaba
entre mis brazos para recordarte.

Instagram XX

Hola a todos, sábado otra vez, a descansar los que pueden.

Una noche es un día con millones de soles a miles de años luz.

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

El hombre habita lugares hechos para el olvido y para el amor.

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

La libertad es una jaula más grande en la sociedad.

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

#Weston #photography #photographer El día duerme en sus brazos.

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Tarde o temprano

image

Házme el amor ahora, estoy desvestida,
[sólo tendrás que romperme de nuevo]
no tendré tiempo más tarde,
[estaré juntándome para vos]
me descambio de alma y eso no se nota,
[ahora puedo ser transparente también]
tú sigue adelante con las rutinas.
[has cuenta que soy una máquina]

No me busques mañana temprano
[tendrás restos de mi en tus manos]
habré dejado la piel en tu cama,
[comerás hasta mis huesos]
mi sangre a borbotones en tu boca
[seré licor, droga, fiesta y carne]
desde los vértices del corazón.

No mires la hora cuando lo hagas,
[has de cuenta que soy tu reloj, mírame]
porque sé cuando estás atrasado
[usa esta máquina del tiempo pasado]
siempre apuras mis orgasmos
[parecías ser bueno y hermoso cuando llegabas]
sin revolver el café y dejando lo dulce abajo.

Házme el amor aunque huela a sexo,
[sé que he agotado toda posibilidad]
no te preocupes de los detalles
[de volver a ser tu juguete preferido]
ya tengo el corazón en alcohol, dicen,
[hoy con suerte un adorno en veda]
todo sobrevive, lo sabe el gusano del Mezcal.